#Arg: Novela Biblica producida por la #secta “Pare de Sufrir” lidera el rating en la Tv

 

 

 

 

 

 

 

25-05-2016

 

El milagro de la novela bíblica

“Moisés y los Diez Mandamientos”

¿Por qué una historia brasileña que toma el Antiguo Testamento logró desbancar nuevamente a la ficción local de la cima del rating? Polémicas y otros apuntes.

 

“A veces no entendemos las dificultades por las que pasamos, pero El nunca nos desampara”. “Con fe en Dios todo se arregla”. “Dios proveerá, tiene que confiar en Dios”. “Nosotros no entendemos los planes de Dios, pero El sabe por qué nos pone estas pruebas”. El horario central de la televisión argentina no se ha convertido en un templo, pero estas frases se escuchan con inusual frecuencia en la pantalla de Telefe, de lunes a viernes, entre las 22.30 y las 23.30.

Se trata de la telenovela brasileña Moisés y los Diez Mandamientos, que, con sus 18 puntos de rating promedio, lidera la audiencia local, sólo superado de tanto en tanto por la comedia que le precede, Educando a Nina, de la productora argentina Underground, protagonizada por Griselda Siciliani. Ambas ficciones, por otra parte, se separan claramente del resto, con una diferencia de entre 5 y 6 puntos, según la medidora Ibope.

Moisés… es lo que se ha dado en llamar “la primera telenovela bíblica”. Su historia está basada -bastante libremente, por cierto- en los relatos del Antiguo Testamento sobre la vida de Moisés, hebreo salvado por su madre de una muerte segura confiándolo a Dios en una cesta a la deriva sobre las aguas del Nilo. Adoptado por una princesa egipcia, es criado como príncipe hasta que, muchos años después, termina liberando a su pueblo de la esclavitud, tras una travesía de 40 años por el desierto. Pero en el medio, todas las vicisitudes del joven Moisés, incluidas las románticas, y las de una amplia galería de personajes, nutren el guión de esta telenovela que, en su país de origen, tuvo un éxito tal como para haber desbancado en audiencia a la gigante TV Globo, algo que no ocurría desde hacía cuatro décadas. Un suceso que permitió filmar una película (destrozada por la crítica, hay que decirlo), hacer un musical en teatro y encarar una segunda temporada, estrenada el 4 de abril.

maxresdefault

 

Las apelaciones constantes a Dios no tienen que ver solamente con la historia elegida. Moisés… es una producción de Rede Record, reconocida como “la red evangélica”. En 1989 la cadena fue adquirida por Edir Macedo, el fundador  de la Iglesia Universal del Reino de Dios, conocida en la Argentina por sus programas testimoniales y promocionales Pare de sufrir, y por su imponente sede central en el barrio de Almagro. Con Macedo investigado en su país por lavado de dinero, evasión fiscal, asociación criminal y falsedad ideológica, la IURD cumplió ya 40 años, está presente en 170 países, y en Brasil tiene 6.000 templos, incluido una réplica del de Salomón, cuya construcción costó 300 millones de dólares. Está claro que, a la hora de encarar su primera telenovela después de varias miniseries con temas bíblicos, la Record no iba a escatimar recursos en locaciones ni vestuarios.

 

 

moises y los 10 mandamientos

moises 16000 estudiantes ven la novela de pare de sufrir

De modo que Moisés… resulta visualmente muy atractiva. Si la escena requiere extras, se ponen decenas, y si hay que mostrar un desierto, pues allí se va a filmar. Pero sería un error atribuir el magnetismo de esta telenovela solamente a esos factores. Porque, más allá de que la Biblia es el gran relato que encierra todos los estados posibles del alma humana, los guionistas se han preocupado por adecuar esta historia particular al género que siguen millones de espectadores en  el mundo. Aquí hay un triángulo romántico central: Moisés (Guilherme Winter) y Ramsés (Sérgio Marone), el príncipe heredero junto a quien fue criado, se disputan el amor de la misma mujer, Nefertari (Camila Rodrigues). El romance de ella con Moisés tiene como principal opositora a su madre, la villana Yunet (Adriana Garambone) que quiere ver a su hija reina, y no princesa. Hay personajes cómicos, amigos que aconsejan, historias de amor secundarias, y dos universos bien diferenciados: el de los egipcios, casi todos amorales o violentos, y el de los hebreos, abnegados, devotos, solidarios y con un fuerte sentido de familia.

El rigor histórico es otro tema. Más apegada al Egipto que transmitió Hollywood en sus películas al estilo de Cleopatra que a las investigaciones académicas, esta telenovela ubica a Moisés en los reinados de Seti I y Ramsés II. Aun aceptando esa teoría, las concesiones dramáticas serían muchas. Por caso, como señala la arqueóloga y egiptóloga Marcia Jamille, de los  padres de Nefertari no hay registro alguno, y la danza del vientre que bailan todo el tiempo “no tiene relación con la antigüedad egipcia”. Más libre todavía es la reconstrucción del vestuario, con colores y modelos totalmente anacrónicos, como los soleritos de Nefertari. “El maquillaje de las mujeres también deprime -opina-, aunque se reivindican con las joyas y los pectorales”.

La fe religiosa, y cuánto pueda servir esta novela para difundirla, sería materia de otro análisis. Y ni siquiera las distintas iglesias pentecostales se ponen de acuerdo en este punto. Ahora bien, ¿qué quedó en Moisés… de la profundidad de los personajes bíblicos? Poco y nada. Entre la opción por la espectacularidad y el maniqueísmo, y las actuaciones que -salvo alguna excepción- apenas superan las de una muestra escolar, emociones como la búsqueda de la identidad o la fragilidad del poder también se pierden en las aguas del Nilo. Pero los caminos del Señor son insondables, y el atractivo de esta telenovela también. Aunque, números a la vista, vaya si lo tiene.

 

FUENTE: http://www.clarin.com/extrashow/tv/milagro-novela-biblica_0_1582041936.html

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: