Asi asesinaron a palazos a una mujer integrantes de una Organización Coercitiva / Secta en China

 

 

 

Una Organizacion Coercitiva / Secta china mató a palazos a una mujer por «maligna»

Un video muestra cómo un hombre y sus tres hijos la atacaron salvajemente dentro de un local de comidas rápidas. El detonante fue que no les quiso dar su número de teléfono

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las imágenes son escalofriantes. Un comensal del McDonald’s ubicado en la ciudad deZhaoyuan, provincia de Shandong, registró el momento en el que Wu Shuoyan, una mujer de 35 años, fue apaleada hasta la muerte por Zhang Lidong, de 54.

Al comienzo sólo se escuchan los gritos desgarradores de la víctima y el ruido de una barra metálica impactando sobre su cuerpo. Pero entre los minutos 01.44 y 01.51 se puede ver alhombre calvo descargando su furia asesina sobre Shuoyan.

Sus dos hijas miran desde atrás tranquilamente. Y el resto de los clientes sólo atinan a contemplar el horror sin hacer nada.

El asesinato ocurrió el pasado 28 de mayo, pero el video se publicó días después. Lidong fue arrestado junto a otros cinco miembros de la secta «Dios Todopoderoso».

En las últimas horas fue entrevistado por la televisión estatal china. El acusado respondió con calma a las preguntas de un periodista de CCTV.

Según su relato, decidió acabar con la vida de la mujer cuando ésta, a la que calificó de«espíritu maligno», se negó a darle su número de teléfono.

«Mi hija dijo que no era una buena persona», señaló Zhang desde una celda, en una de las escasísimas ocasiones en las que un medio de comunicación chino entrevista a un detenido.

Las imágenes son escalofriantes. Un comensal del McDonald’s ubicado en la ciudad de Zhaoyuan, provincia de Shandong, registró el momento en el que Wu Shuoyan, una mujer de 35 años, fue apaleada hasta la muerte por Zhang Lidong, de 54.

Al comienzo sólo se escuchan los gritos desgarradores de la víctima y el ruido de una barra metálica impactando sobre su cuerpo. Pero entre los minutos 01.44 y 01.51 se puede ver al hombre calvo descargando su furia asesina sobre Shuoyan.

Sus dos hijas miran desde atrás tranquilamente. Y el resto de los clientes sólo atinan a contemplar el horror sin hacer nada.

El asesinato ocurrió el pasado 28 de mayo, pero el video se publicó días después. Lidong fue arrestado junto a otros cinco miembros de la secta «Dios Todopoderoso».

En las últimas horas fue entrevistado por la televisión estatal china. El acusado respondió con calma a las preguntas de un periodista de CCTV.

Según su relato, decidió acabar con la vida de la mujer cuando ésta, a la que calificó de «espíritu maligno», se negó a darle su número de teléfono.

«Mi hija dijo que no era una buena persona», señaló Zhang desde una celda, en una de las escasísimas ocasiones en las que un medio de comunicación chino entrevista a un detenido.

 

La publicación de las imágenes tan gráficas desató un amplio debate en China sobre la peligrosidad de algunos cultos religiosos. También hubo muchas voces que lamentaron que nadie en el restaurante de comida rápida, ni comensales ni encargados, ayudara a la víctima de la agresión.

Zhang aseguró que tras el homicidio se sentía «muy bien» y que no temía a las consecuencias de sus actos, ya que tenía «fe en Dios».

La secta «Dios Todopoderoso»(Quanneng Sheng Jiaohui), también conocida como «Rayo Oriental», se hizo famosa porque hace dos años miles de sus miembros fueron arrestados tras asegurar públicamente que el mundo se terminaría en diciembre de 2012, según creencias supuestamente basadas en el calendario maya.

La secta nació en China a finales de los 80 y principios de los 90 del pasado siglo, y sus seguidores, que según cifras no oficiales rondan el millón, creen que Dios regresó a la Tierra en forma de una mujer desconocida nacida en el norte del país asiático «para salvar a la humanidad por tercera y última vez».

La relación del régimen comunista con todo tipo de religiones ha sido siempre muy complicada. Aunque ya no existe la persecución abierta que se dio en épocas como la Revolución Cultural, Pekín sigue intentando controlar al máximo la formación de sectas y credos.

Para ello, el Gobierno chino autoriza la existencia de organizaciones cristianas, musulmanas, budistas y de otras creencias siempre que sean oficiales (lo que implica que sus líderes son generalmente miembros del Partido Comunista) y persigue las que se forman de espaldas al régimen.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: