Caso Ayelén: "A mi hija la mataron en un rito umbanda" | Red LibreMentes

Caso Ayelén: “A mi hija la mataron en un rito umbanda”

28-12-2014

PROGRAMA CÁMARA DEL CRIMEN

 

06-11-2014

A más de dos meses de la muerte de su hija, el papá de Ayelén volvió a hablar. Sin dudarlo, apunta a la mamá de la menor y su entorno como los responsables directos de la muerte de la nena. “La mataron ellos, en un rito umbanda”, asegura. Además, denuncia a un conocido político local que estaría involucrado en la extraña compra de la casa donde murió la nena. Cómo está la causa y por qué no se avanza en la investigación.

 

Walter Rolando no encuentra consuelo ante la pérdida de su hija, pero quiere justicia y está dispuesto a encontrarla. En diálogo con Tandil Diario quiso contar más detalles de todo lo que descubrió a partir de la muerte de Ayelén.

“El Pai conoce a mi ex mujer hace 8 años. Y hace 8 años que entraba y salía de mi casa. Tenía la llave. A él sólo se le tomó declaración testimonial, nunca se lo indagó, nunca se lo investigó.Hay puntos muy oscuros que hacen que yo sospeche de ellos, y quiero investigar hasta las últimas consecuencias”, comienza explicando Rolando.

 

ayelen

 

“Esta mujer (por su ex esposa) está endemoniada. La maneja el Pai y va actuando en función de lo que él le ordena. El día que mataron a Ayelén, mi ex mujer estuvo rara. En el Hospital, que es donde trabaja, pidió retirarse dos horas antes, que casualmente coincide con la hora de la muerte de Ayelén, y en el momento en que murió tenía el celular apagado. Cuando le lograron avisar lo que había pasado, tardó una hora en llegar, y todos sabemos que del Hospital a donde vivía no tardás una hora”.

“En un primer momento ella contuvo a nuestro hijo. Luego habló con el Pai, que fue la primera persona a la que llamó, y de inmediato fue a la Comisaría y acusó a su propio hijo de haber matado a nuestra hija. Y a los tres días de la muerte de Ayelén, ella ya estaba instalada en lo del Pai, que es donde está viviendo ahora. Después de un golpe así de duro como perder a un hijo, ¿dónde te refugiarías vos?”, pregunta Rolando. “Seguramente en lo de un familiar cercano, un pariente. No, ella eligió la casa de un Pai Umbanda. Eso es muy raro”, indica.

Cabe recordar que Ayelén apareció muerta en su casa el 21 de agosto pasado. Había sido estrangulada con algún elemento y su hermano, que estaba con ella en la casa, la encontró tirada en el pasillo que conducía a las habitaciones. Fue el propio hermano de Ayelén el que dio aviso a su papá de lo que había sucedido.

El papá de Ayelén da más detalles sobre lo que pasaba en esa casa, antes que Ayelén apareciera muerta. “Yo sabía que practicaban el rito umbanda, pero ¿qué podía hacer más que proteger a mis hijos lo más que podía, desde mi lugar?. Mi ex mujer me quiso entregar a nuestro hijo mayor hace dos años, no quería que viviera más con ella, ¿te parece lógico?. ¿Sabés que hice yo?. Me negué, pero no por no querer tenerlo, porque me moría de ganas, sino para que no dejara a Ayelén solita con esa mujer y esa gente. Yo le pedía constantemente a mi hijo que cuidara a su hermanita. Y mirá lo que nos pasó”, relata entre lágrimas Walter.

“Mis hijos tenían miedo. Me lo decían constantemente. Me decían que tenían miedo del Pai. Y Ayelén estaba distinta, pero no se animaba a contarme. Supe que dormía con la mamá, en la misma habitación y que saliendo de esa pieza, estaba el altar umbanda, que varios vecinos pueden dar fe que existía y estaba en ese lugar. Para mi a Ayelén la estaban involucrando en los ritos, pero nunca se animó a contarme. Mis hijos estaban amenazados por su mamá”. Denuncia.

Papa Ayelen

Papa Ayelen

 

Walter, papá de Ayelén.-

Consultado por Tandil Diario sobre el avance de la causa, Rolando relata desesperanzado que “todo está parado. Parece que no quieren investigar o que esconden y protegen a alguien”. Sentencia.

Los estudios complementarios de la autopsia, que son los que podrían determinar si Ayelén consumió algún tipo de sustancia que, por ejemplo la sedó, la durmió o la intoxicó, además de otros datos relevantes, hace dos meses que no están listos. “Hasta ahora sólo nos hicieron una pericia psicológica a mi hijo, a mi ex mujer y a mí. Nos indagaron a los tres varias veces. El otro día declaré 5 horas, y cada vez que sé algo más voy y lo agrego a la causa. Pero nunca se avanza. Nunca lo citaron a declarar al Pai, ni allanaron su domicilio. Y en las declaraciones de mi ex mujer hay contradicciones, que el mismo fiscal observó pero no hizo nada. Hayincongruencias sobre qué estaba haciendo el Pai en el momento que mataron a Ayelén, mi ex mujer asegura que el Pai no tenía llave y la mujer del Pai asegura que sí. Mi ex mujer dice que hace un año cambió la cerradura de casa y un cerrajero contratado para hacer la pericia definió que la cerradura tiene más de tres años. Pero el fiscal no observa, o no quiere observar, esas cosas y avanzar en la causa”. Cuenta el papá de Ayelén y sentencia: “haymuchísimos puntos oscuros sobre esta gente, y nadie me ayuda a investigarlos”.

Consultado sobre la extraña venta de la casa donde murió la menor, su papá cuenta con detalles cómo fue la operación y qué reconocido político local está involucrado: “al otro día de la muerte de Ayelén, mi ex mujer sacó todas las cosas que pudo de la casa y muchas las prendió fuego. Me lo aseguraron algunos vecinos. Después, de la noche a la mañana, ella se fue a una inmobiliaria y aseguró que necesitaba vender la casa para pagar deudas. Y de repente apareció comprador y la vendieron en 140 mil pesos. Ustedes vieron la casa porque salió en todos los medios ¿a ustedes les parece que vale 140 mil pesos?. Es una locura. Y de golpe la casa donde murió mi nena estaba llena de gente extraña, y hoy están tirando abajo paredes. ¿Qué pasa si se necesita alguna pericia, o la reconstrucción del hecho?. Es la escena del crimen y no se respetó. Pero lo peor de todo para mí es quién compró por monedas esa casa: fue Mariano Escudero, el hijo de Raúl Escudero, dirigente peronista de la ciudad. Y sé que por algo la compró. Algo están ocultando. Yo le pedí a Mariano que no hiciera nada en la casa y sólo me respondió: “es mi negocio, no mi problema”. Pero yo ahí perdí a mi hija”.

 

La casa donde murió Ayelén.-

La casa donde murió Ayelén.-

 

Walter cuenta que fue a pedir ayuda a la concejal del Frente para la Victoria Corina Alexander. “No me dio bola. Se lavó las manos. Lo mismo hizo Diego Bossio (titular de Anses y presidente del PJ de Tandil). Le hablé a un asistente de él que me prometió que Diego me iba a ayudar, y nunca recibí ni un llamado. Yo no pretendo nada, pero el que compró la casa donde murió mi hija está vinculado a la política, yo necesitaba ayuda, aunque sea un compromiso de ayudarme a avanzar para saber qué pasó”.

A más de dos meses de la muerte de Ayelén, Walter cuenta que está “un poco más fuerte para buscar justicia”, y cuenta que vive con su hijo, porque después de lo que pasó su mamá no volvió a verlo. “Él está bien, con ayuda psicológica pero bien. Tranquilo. Tengo que agradecer al colegio y al club Independiente que se pusieron a disposición de la justicia y elaboraron informes sobre la conducta de mi hijo. Informes impecables que ayudan a comprender que mi nene no tiene ningún problema y que no hizo lo que hizo”.

Finalmente, Walter Rolando vuelve a repetir esa frase clave, que varios deberían tomar en cuenta: “a mi hija la mataron ellos, en un rito umbanda. Yo quiero justicia y la voy a buscar, voy a ir donde sea necesario. Quiero justicia para Ayelén, pobrecita, que era mi sol, y justicia para mi hijo, que está viviendo la peor pesadilla de su vida”.

 

FUENTE: http://www.tandildiario.com/noticias/Locales/103859:3/Caso-Ayelen-A-mi-hija-la-mataron-en-un-rito-umbanda-.html

 

 

 

———————————————————————————————————————————————-

 

Chica estrangulada en Tandil: sigue el misterio y todavía no hay detenidos

Brutal ataque.

Ayelén (14) apareció muerta en su casa hace una semana. Buscan rastros de ADN en elementos secuestrados en la casa. Los investigadores apuntan a su círculo íntimo.

El crimen de Ayelén Rolando, la chica de 14 años que apareció asesinada en su casa de Tandil, fue a puertas cerradas. Al menos eso creen los investigadores, que tienen en la mira como principal sospechoso al hermano de la víctima, un joven de 16 años que todavía no declaró en la causa. La Justicia espera los resultados de algunos peritajes genéticos en algunos elementos secuestrados en la casa para poder avanzar, ya que la autopsia arrojó que la chica fue asfixiada desde atrás con una soga trenzada o un cinturón y no con las manos, como se pensó en un primer momento, entre las 18.30 y las 21.30 horas.

Esos estudios recién comenzarían la semana próxima. La hipótesis de un intento de robo o de un homicidio en medio de algún tipo de ritual (en la casa se encontró una especie de santuario con imágenes y ofrendas), hasta el momento está descartada. Todo apunta al entorno de Ayelén y en ese marco, el hermano y otro hombre que frecuentaba a la familia, están bajo la lupa.

La chica apareció muerta en la noche del jueves 21 de agosto en su casa de la calle Brandsen al 300, en la ciudad de Tandil, a 357 kilómetros de la Capital Federal. Ayelén estudiaba en un colegio polivalente de arte y vivía junto a su hermano y su madre. La víctima apareció tirada en un pasillo que conduce al baño. No había ninguna puerta ni ventana de la casa forzada.

Alrededor de las nueve de esa noche, el padre de Ayelén pasó por lo de sus hijos y su ex mujer de regreso del trabajo. Tocó a la puerta, pero nadie lo atendió. El hombre, que vive a la vuelta, volvió a su casa y llamó por teléfono desde allí. Sabía que sus hijos estaban solos: la mamá trabaja de noche como empleada de limpieza en un hospital. El mayor de los chicos respondió entonces a la llamada. “No atendí porque estaba durmiendo”, le dijo y le comentó que Ayelén también dormía.

Un rato después, el joven salió corriendo de la casa y pidió ayuda a un vecino: había encontrado a su hermana tirada en el pasillo. Luego, el chico aseguraría no haber escuchado ni gritos ni ruidos. “En las declaraciones surgió que entre ellos (los hermanos) solían jugar a ahorcarse”, aseguró una fuente del caso. Ayelén no tenía novio y entre sus amigos no sabían que practicara algún culto. Otros vecinos indicaron que los chicos pasaban tiempo solos porque sus padres trabajaban y que, en alguna oportunidad, tuvieron que interceder porque los escucharon pelear a los gritos.

 

FUENTE: http://www.clarin.com/crimenes/Ayelen_Rolando-estrangulada-Tandil_0_1201680197.html

 

 

Caso Rolando: ” Mi Hermana Ayelén participaba de los rituales umbanda”

 

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: