Denuncian que una secta pone en riesgo la integridad de sus fieles | Red LibreMentes

Denuncian que una secta pone en riesgo la integridad de sus fieles

Es la comunidad Umepay, parte de una red a nivel país. La filial de Córdoba está en Yacanto, donde un “parto humanizado” casi termina con la madre desangrada. Los niños, sin atención médica y sin escuela

La ONG Libre Mentes denunció la presencia en Villa Yacanto de una secta que atenta contra la integridad de las personas. En pleno valle de Calamuchita funciona la comunidad Umepay, un grupo religioso que practica la vida naturista y la lectura del aura, pero donde también se rechaza la atención médica, la educación formal e incluso el contacto con la familia. El aislamiento de los núcleos familiares es una típica estrategia de las sectas para facilitar la manipulación de los fieles. Este año, un “parto humanizado” en medio de la naturaleza y sin asistencia profesional casi termina con la madre muerta debido a la cantidad de sangre que perdió después de dar a luz. 

Este diario entrevistó a Pablo Salum, titular de Libre Mentes, la ONG que denunció el caso, quien contó detalles preocupantes del funcionamiento de esta organización.

-¿Cuál es el caso por el cual usted se entera de la existencia de esta secta?

-Era una chica que estudiaba, tenía una familia constituida y tenía su novio. Pero de un día para otro le planteó a su familia que quería otra cosa para su vida, que había descubierto algo que le hacía bien. Y así dejó los estudios, se rapó la cabeza y se fue a vivir a esta comunidad. Los familiares quisieron sacarla de la comunidad, pero no pudieron (ver recuadro abajo). Un amigo de esta familia quiso ayudar y recurrió a la gente que supuestamente trabaja con el Ministerio de Justicia en la aplicación de la ley de asistencia a víctimas de grupos de manipulación, y le dijeron que para ellos no era una secta. Es increíble para nosotros que cometan estos graves errores y estén tan mal preparados para asistir a las víctimas. Desde aquí hace mucho le ofrecimos ayuda a la ministra de Justicia pero respondió que no era necesario.

-¿Qué características presenta esta comunidad religiosa?

-La comunidad promueve una crianza en donde a los chicos no los mandan al colegio, sino que son educados dentro de la comunidad. Por otro lado, los partos se hacen en medio de la nada y sin ninguna atención médica. No son partos humanizados, porque los partos humanizados están reglamentados por ley. El parto humanizado implica que la persona pueda elegir  ciertas cosas dentro de un hospital o de una institución médica. Sin embargo, lo que ellos hacen son partos en medio de la naturaleza y sin ningún tipo de asistencia. 

-¿Cómo obtienen dinero?

-A la gente de distintos lugares les  dan seminarios con la “lectura del aura”, una práctica que en realidad es una pseudociencia. Esto no tiene ningún aspecto razonable, pero de todas formas genera un montón de dinero. Y a través de la venta de distintos productos. 
Pero, sobre todo, a partir de los seminarios, como por ejemplo los de lectura del aura y meditación, por medio de la cual supuestamente se curan enfermedades. Nosotros estamos cada vez más cerca de comprobar que además evaden impuestos.

Forman una red en el país y el exterior

Para la ONG Libre Mentes, Umepay forma parte de una red de comunidades que están presentes también en Brasil y Uruguay. 

“Nuestra ONG denunció esto porque allí se atenta contra los derechos humanos, los derechos del niño y la salud publica”, señala la entidad en un comunicado.

En tal sentido, detalla que los niños no tienen acceso a la educación oficial ni a la salud. En parte, esto se debe a las estrategias de “desapego” que, según Libre Mentes, pone en práctica esta organización. 

Desapego emocional y  “desapego material”

Por otro lado, el titular de Libre Mentes advirtió que un grupo de niños fueron enviados a una comunidad ubicada en Brasil para practicar el llamado “desapego”. 

Otra prédica de la comunidad es el desprendimiento material, que en los hechos se traduce en el aporte del diezmo por parte de los fieles.  


“Ella dejó todo por la comunidad”


María es la hermana de una joven que vive en la comunidad Umepay de Yacanto, y que este año estuvo al borde de morir desangrada luego de dar a luz en un parto en el campo y sin médicos.

“Ella lo intentó pese a las advertencias de la familia, y la nena nació. Pero mi hermana estuvo muy complicada porque la placenta le quedó adentro. Estuvo dos horas perdiendo sangre hasta llegar al hospital”, recuerda María. 

En el centro de salud le sacaron la placenta y le hicieron transfusiones. Estuvo internada tres días. De todos modos, al poco tiempo quiso  irse del hospital, cuando aún no tenía el alta médica. 

“Desde tres años antes de quedar embarazada, mi hermana comía sólo frutas y verduras. Estaba muy flaca. Dejó de lado familia, amigos, facultad y el contexto social. Cuando fue a control, estaba totalmente anémica”, comenta María. 

Por otro lado, explicó que los chicos que viven dentro de la comunidad Umepay no van al jardín de infantes; sino que les enseña gente de la comunidad. 

Además, recuerda que su hermana incursionó en este tipo de grupos en un viaje a Ecuador. “Cuando volvió  parecía un zombie”, resumió.

FUENTE: http://www.puntal.com.ar/notiPortal.php?id=142860

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: