El "Maestro Amor", preso frente a su casa Por Sergio Carreras | Red LibreMentes

El “Maestro Amor”, preso frente a su casa Por Sergio Carreras

29/11/2014 00:01

Un tribunal catamarqueño lo condenó a 14 años de prisión por abuso sexual. La cárcel de Miraflores, donde cumplirá su pena el gurú, está ubicada a muy poca distancia de su residencia particular. La Voz del Interior difundió las primeras denuncias, en 2005.

 

Culpable. El “Maestro Amor”, tras ser condenado. El tribunal lo consideró culpable en seis hechos de abusos cometidos contra dos adolescentes cordobeses que formaron parte de la comunidad que funciona en Catamarca (Gentileza El Ancasti)

Culpable. El “Maestro Amor”, tras ser condenado. El tribunal lo consideró culpable en seis hechos de abusos cometidos contra dos adolescentes cordobeses que formaron parte de la comunidad que funciona en Catamarca (Gentileza El Ancasti)

 

La Justicia de Catamarca emitió ayer un fallo que será tomado como referencia para futuros casos que involucren a gurúes y maestros espirituales vinculados con hechos de abuso sexual.

La Cámara de Sentencia en lo Criminal de Segunda Nominación, integrada por Luis Guillamondegui, Jorge Álvarez Morales y Rodolfo Bustamante, condenó a 14 años de prisión por abusos sexuales agravados a Ricardo Javier Ocampo, conocido como “Maestro Amor”.

El tribunal consideró culpable a Ocampo en seis hechos de abusos cometidos contra dos adolescentes cordobeses que formaron parte de la comunidad que funciona en la provincia de Catamarca. Además decidió enviarlo inmediatamente después de leída la sentencia a comenzar a cumplirla en la cárcel de Miraflores, localidad ubicada a unos 20 kilómetros de la ciudad de Catamarca.

Esta cárcel se encuentra además frente a la residencia particular que Ocampo se hizo construir en Miraflores. En la misma zona también existe un barrio privado donde se construyeron viviendas los seguidores del gurú, y el centro Meditazen, ubicado a pocos kilómetros, en Colonia del Valle.

La cámara catamarqueña aplicó un apartado del artículo 119 del Código Penal, modificado en 1999, por el cual el delito de abuso sexual se agrava cuando es cometido por un “ministro de algún culto reconocido o no” o por un “encargado de la educación”, y eleva la pena de ocho hasta 20 años. Es el caso de Ocampo, que dirige un culto particular con numerosos seguidores y que estaba en condición de “maestro” de las víctimas.

Una de las víctimas, incluso contó que Ocampo le hizo abandonar la escuela para “aprendiera” por el solo hecho de estar a su lado. Ocampo no terminó siquiera la escuela primaria, lo que se hace evidente en muchos de sus escritos, repletos de errores ortográficos. Como explicación a su abandono, decía que, debido a que es Dios, ya lo sabía todo y no necesitaba formarse.

Acusaciones desde 2005

Los casos de abusos sexuales cometidos por Ocampo fueron conocidos a través de publicaciones que hizo La Voz del Interior desde 2005. Este diario habló con las dos víctimas que terminaron denunciando judicialmente al gurú oriundo de La Rioja. También habló con sus madres, quienes primero fueron devotas de Ocampo y luego lo abandonaron.

En los alegatos, los fiscales Gustavo Bergesio y Miguel Mauvecín pidieron 18 años de cárcel, en tanto que el defensor del gurú, Diego Dieguez Ontiveros, había pedido la absolución por considerar que todas las acusaciones eran falsas.

Los jueces tampoco hicieron lugar al pedido final de una de las víctimas, quien presentó un escrito pocos días antes del juicio diciendo que su denuncia había sido un invento que presentó presionado por su madre. El tribunal consideró verdaderas sus dos declaraciones previas, en las que confirmaba los abusos sexuales en su contra. Consideró que, otra vez, la comunidad de Ocampo se había movido para presionar a los denunciantes y hacerlos cambiar de opinión, como hizo en ocasiones anteriores.

Una investigación periodística de 10 años

Un gordito latino. La primera nota de la investigación de La Voz del Interior sobre el “Maestro Amor” apareció el 30 de octubre de 2003. Se tituló “Dios atiende en Catamarca”, y por primera vez se contó su historia de “dios”, gurú, profesor de artes marciales y aerobic, y cantante latino.

Sexo, siempre sexo. Ya desde el primer informe publicado en 2005, Ricardo Ocampo estaba sospechado de haber molestado o abusado sexualmente de algunas personas, siempre de sexo masculino, que se habían acercado a él.

Divinos pies de loto. Un grupo de Mar del Plata, que había formado espiritualmente a Ocampo y bañado sus pies con miel en una ceremonia especial, lo acabó denunciando por dirigir una secta basada en la sodomización de sus integrantes. Dijeron que Ocampo intentó abusar de uno de los líderes del grupo marplatense.

Era Dios. “Yo creía que él era Dios”, nos dijo, la primera vez que habló con la prensa, el adolescente cordobés que fue abusado por Ocampo y luego lo denunció ante la Justicia de Catamarca. La entrevista apareció en junio de 2009.

La Rioja. Animado por la entrevista anterior, otro adolescente, esta vez de La Rioja, denunció judicialmente a Ocampo por abusos. Su madre había llevado al “Maestro Amor” a vivir a su casa, y pasó lo que pasó.

 

 

 

 

 

FUENTE:  http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/el-maestro-amor-preso-frente-su-casa

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: