Hombre entra a la Municipalidad de Mendoza y asesina a mujer, dice que el diablo se lo pidio | Red LibreMentes

Hombre entra a la Municipalidad de Mendoza y asesina a mujer, dice que el diablo se lo pidio

 

 

 

 

 

 

 

El asesino de la periodista aseguró que el diablo le dio la orden

Ezequiel Palleres (24) apuñaló a María Paula Giglio(33) en el hall del edificio municipal. Después le dijo a la Policía que “el diablo le había ordenado matar a alguien”. Víctima y victimario no se conocían.

 cámara de seguridad del municipio de San Carlos marca la hora 11: 11: 26. Yamil Ezequiel Palleres (24) -un enfermo psiquiátrico con problemas de adicción- ingresa al hall de entrada de la comuna. La cámara lo toma de frente; el hombre mira hacia la izquierda y luego a la derecha.

María Paula Giglio (33) -una productora comercial de FM Red 101- está frente a un mostrador de Tesorería realizando un trámite relacionado con su profesión.  Nunca en su vida había visto a Palleres.

La imagen es la de cualquier oficina pública por la mañana: contribuyentes y empleados van y vienen. Ticiana Pettina, la Reina vendimial de San Carlos, rompe la monotonía del cuadro pasando muy cerca de Palleres, quien ahora decide volver hacia la puerta de entrada.

La cámara lo pierde porque Palleres queda detrás de un tabique de madera. Tres segundos después, vuelve a aparecer. Está a tres metros de la productora, pero no le puede ver la cara porque ella está de espaldas.

El hombre vuelve a mirar para todos lados, da dos pasos hacia adelante, saca un cuchillo de la cintura -un viejo cuchillo de carnicero con una hoja de 25 centímetros- y se lo clava a la chica en el cuello. El brazo del hombre se mueve y parece que repite la acción de apuñalar dos o tres veces.  La cámara deja de registrar la acción porque la joven sale de cuadro, seguida por el agresor.

La gente se mueve para todos lados como si la cámara se hubiera acelerado y todos hubieran enloquecido. María Paula vuelve a aparecer en la imagen, la atraviesa de derecha a izquierda, corriendo. Palleres la sigue desde atrás. Ambos desaparecen detrás del tabique de madera, seguidos de cerca por otro hombre. Así termina el video de seguridad.

“El tipo nunca habló. Cuando la chica se cae junto al tabique, él quiere volver a apuñalarla y en un descuido yo lo agarro del cuello y el hombre que lo seguía le agarra el brazo porque tiraba cuchillazos para todos lados. Yo lo agarro con tanta fuerza que el tipo se desvanece, se desmaya por unos segundos. Después se quiso mover y lo tuvimos que golpear duramente”, contó ayer a Los Andes Gustavo Latorre, el empleado municipal que redujo al homicida.

Un mensaje demoníaco

“Fue una locura, la gente gritaba y corría para todos lados. Yo estaba en esta oficina con un médico, había otro médico en el municipio. Trataron de reanimarla pero ya había fallecido. No entiendo cómo pudo pasar algo así”, dijo el intendente Jorge Difonso, visiblemente conmocionado.

Según las autoridades municipales, a los tres minutos llegó una ambulancia y algunos policías de la comisaría 18, que está a una cuadra del edificio municipal.

Palleres fue esposado y dos policías se encargaron de llevarlo, caminando, hasta la comisaria. La voz, en el pueblo, había corrido y algunos curiosos se agolparon en la puerta del municipio, gritando y pegándole al homicida.

“Cuando ya estaba en la comisaría dijo que el diablo  le había ordenado matar a una persona. Después no dijo nada más. Está tranquilo en una celda”, explicó, hacia las 15, el subcomisario Ariel Molina.

A esa hora ya habían llegado al lugar del hecho el periodista de Los Andes José “Pepe” Toso, quien trabajaba junto a Paula Giglio en Red 101, y algunos parientes  y amigos de la joven, que vivía sola en un departamento en la Sexta Sección de Ciudad.

Los allegados de la víctima productora fueron recibidos por el intendente Difonso, quien les explicó detalles de trágico suceso.

Cerca de las 19, el cuerpo de la joven fue entregado a sus familiares, tras la necropsia de rigor ordenada por el juez de instrucción del Valle de Uco, Oscar Balmes.

Un cronista de este diario llegó hasta la casa del homicida, en la calle Maestri, a unas 5 cuadras del municipio.  “Vive con la madre pero a la mujer se la llevó la Policía. Son gente muy tranquila. Ella le donó el terreno a la iglesia Asamblea Cristiana. Él siempre fue muy tranquilo”, explicó una vecina del joven trastornado.

La víctima vivía sola, pues su madre reside en Mar de Plata y su padre en España.

Era productora y colaboraba con instituciones religiosas de beneficencia, entre otras actividades.

“El paciente presenta alucinaciones e ideas delirantes”

“Por sus acciones, se podría arriesgar que el paciente presenta una esquizofrenia paranoide. La esquizofrenia aparece entre los 16 y los 23 años con los primeros brotes psicóticos agudos. Se da más en los varones y se caracteriza por presentar alucinaciones, ideas delirantes, trastornos de conducta y del lenguaje”, explicó a Los Andes el médico psiquiatra Juan Reboredo. El profesional, especializado en psiquiatría infanto-juvenil, detalló que el origen de esos trastornos “es genético y se da en el 1% de la población”.

El psiquiatra llegó a la deducción del cuadro a través del comportamiento de Palleres, quien dijo escuchar la voz del diablo que le exigía que matara a una persona.

“Lo de las voces es propio de la esquizofrenia. Era una alucinación auditiva y un delirio paranoide. Es un cuadro psicótico paranoide que se da más por la enfermedad primaria”, analizó Roboredo.

Y agregó: “Los actos de estos pacientes son inmotivados: no hay provocación previa y son al azar. No hay premeditación ni encubrimiento de las acciones, por eso generalmente el paciente se queda en el lugar del crimen, porque está convencido de que fue, en este caso el diablo, el que lo mandó a hacer eso. No tiene comprensión plena del daño que ha producido”. 

“La esquizofrenia es crónica pero se estabiliza al paciente a través de una internación, para buscar la reinserción. Pero todo depende del grado de evolución; no está estipulado el tiempo de internación pero el tratamiento es de por vida”, concluyó Reboredo. / Ignacio Zavala

La voz oficial: “Es un enfermo con un grave trastorno mental”

El asesino es un enfermo psiquiátrico con un “severo trastorno de salud mental psiquiátrico con una instancia de policonsumo”, explicó, en conferencia de prensa, Alberto Navarro, director de Salud Mental.

Según el funcionario, una “descompensación mental por la no toma de los medicamentos” fue lo que causó el irracional comportamiento de Exequiel Palleres, el joven asesino.

Y si bien el director no dio mayores precisiones sobre el diagnóstico de Palleres por estar en “secreto de sumario”, confió que “el diagnóstico no requería necesariamente una internación permanente; una vez compensado, el paciente puede vivir perfectamente en su comunidad y en su familia”.

El asesinato tuvo amplia repercusión en los medios nacionales  y rápidamente las responsabilidades sobre el seguimiento y la contención para este tipo de pacientes llegaron hasta las esferas más altas del Ministerio de Salud.

Ante esto, el subsecretario de Gestión de Salud, Oscar Renna; el director de Salud Mental, Alberto Navarro; el subsecretario de Planificación y Control, Diego Alvarez, y la directora del Plan Provincial de Adicciones, Carina Stehlik, explicaron en el 5° piso de la Casa de Gobierno el tratamiento que tenía indicado el joven.

Palleres realizó su primera consulta el 2 de junio del año pasado en el hospital Tagarelli de San Carlos. En ese primer acercamiento, los especialistas derivaron el paciente al hospital neuropsiquiátrico El Sauce, donde estuvo internado 20 días. “En esa internación fue compensado totalmente y en agosto se le dio el alta. Luego de dos consultas más, volvió a ser derivado al hospital Tagarelli para continuar con el tratamiento”, precisó el director de Salud Mental.

De vuelta en San Carlos, y ya con el cuadro psiquiátrico “limpio”, se hizo evidente el problema de adicción del joven. Por esto, se decidió que continuara su tratamiento en el Centro Preventivo Asistencial de Adicciones de Tunuyán.

Un plan de recuperación psiquiátrico, psicológico y social fue el elegido para la reinserción: “Cumplió sólo el tratamiento psiquiátrico, pero no adhirió al psicológico y, en la parte social, la única que lo acompañaba era su madre. Él vivía con ella”, indicó Stehlik.

Según los funcionarios, la madre del detenido era quien aportaba datos sobre la mejoría o no del paciente.
“En la historia clínica está registrada la conformidad de la madre con el tratamiento”, resaltaron.

Además, la mujer era la encargada de informar ante una posible situación de crisis. Fue lo que precisamente ocurrió el 9 de junio pasado, cuando el chico perdió la medicación y su madre se acercó al centro asistencial para que se la dieran de nuevo.

Sin embargo, tres días más tarde, el 12, el joven tenía un nuevo turno médico al que nunca se presentó. Desde esa fecha los profesionales no volvieron a tener contacto con el paciente, recalcando que “el chico nunca protagonizó un episodio violento”. / Rodrigo Cuello

 

 

 

FUENTE: http://www.losandes.com.ar/article/paciente-psiquiatrico-asesino-a-una-productora-radial-en-san-carlos

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: