La Muerte de Heribert Pfaff - Parte 1 | Red LibreMentes

La Muerte de Heribert Pfaff – Parte 1

Extraído del blog “Infinite Complacency”.
Escrito por Jonny Jacobsen.
Cuando Heribert Pfaff murió en 1988 de una crisis epiléptica en Clearwater Florida, estaba usando procesamiento de Scientology para tratar de librarse de su medicación.
Heribert Pfaff había sufrido grandes ataques epilépticos por 10 años luego de haber sido herido en un accidente de tránsito grave. En circunstancias normales, la medicación adecuada lo hubiera ayudado a manejar su condición.Pero Pfaff era un Scientologist, y también lo era su doctor.

Su familia y amigos dicen que Heribert había sido convencido de que Scientology podría curarlo de sus ataques – y que esto implicó dejar su medicación.

Le habían dicho que tendría el tratamiento que necesitaba en Flag Land Base, en Clearwater, Florida, que Scientology promociona como su centro de excelencia.

Incluso antes de irse de Alemania sin embargo, los ataques de Pfaff eran tan malos que su esposa Anita le pidió ayuda al amigo de la familia y compañero Scientologist Markus Stuckenbrock.

Stuckenbrock ya no es parte del movimiento. Desde que perdió a su hermano Uwe por la mirada insensible de Scientology hacia la enfermedad, se ha convertido en uno de sus principales críticos.

“Poco antes que Heribert y su esposa dejaran su hogar en Friedrichshafen [Alemania] me pidieron que durmiera en una habitación contigua a la de Heribert para ayudarlo si tenía ‘ataques del gran mal‘ a la noche,” dijo Stuckenbrock a Infinite Complacency.
“Los visité cuatro veces si recuerdo bien y Heribert tuvo un gran ataque durante esa vez,” agregó.Esto fue en 1988, dijo: en ese entonces, él era un hombre joven con poco o ningún conocimiento médico.

Desde entonces sin embargo, él ha adquirido más de dos décadas de experiencia como enfermero cuidando gente con discapacidades, muchos de quienes requieren medicación para prevenir convulsiones – el tipo de medicación que Pfaff fue persuadido a abandonar.

“Comparado con otra gente que tuve que cuidar por los últimos 22 years, diría que Heribert tuve ataques muy graves con un gran riesgo de lesiones graves,” dijo Stuckenbrock.

Un ataque de epilepsia es una cosa espantosa para la vista, añadió.

“Para la gente que no está acostumbrada a esto, es como en una película de terror donde un demonio toma el cuerpo de una persona amada,” dijo.

“Yo estuve ahí porque su esposa temía las convulsiones y porque ella estaba físicamente muy débil para ayudarlo.”

Si Heribert hubiera encontrado un doctor competente, éste le habría dado la medicación correcta para detener las convulsiones, dijo.“En casi todos los casos cuando la gente sufre convulsiones, la medicación puede ayudar a detenerlas completamente,” dijo.

Pero el doctor de Pfaff era un Scientologist.

“Anita y Heribert tenían el sueño de que la ‘auditación’ en Flag ayudaría a Heribert a curarse de sus trastornos epilépticos.,” recordó Stuckenbrock.

Ellos creyeron las promesas del fundador de Scientology L. Ron Hubbard que este sistema podría curar casi cualquier enfermedad “…especialmente cuando la enfermedad es causada por los denominados ‘engramas’,” agregó. “Engramas” es la palabra usada por Hubbard para las cargas mentales negativas que Dianética/Scientology se supone que elimina.

Los manejadores de Pfaff dentro del movimiento sabían del accidente automovilístico que le habían provocado las convulsiones, dijo Stuckenbrock. “Así que los Scientologists le hicieron creer que el ‘engrama’ que tuvo durante el accidente estaba causando sus convulsiones.

“Esto lo sé con seguridad porque Anita me dijo que la esperanza de ellos era que su viaje a Flag Land Base y la espléndida auditación de allí pudiera curar su enfermedad.”

Señales de advertencia
Pero en Clearwater, los ataques de Pfaff continuaron, como otro testigo ha declarado desde entonces.Un ex miembro posteó este relato bajo el pseudónimo de “This is NOT OK” en Ex-Scientologist Message Board: pero ha permitido que Infinite Complacency revele su identidad. Él es Fred Oxaal, un Scientologist por 33 años antes de finalmente abandonar el movimiento.

En ese momento, escribió Oxaal, él trabajaba como un registrador de Diseminación Planetaria: su trabajo era acercarse a los Scientologists públicos que tomaban cursos en Flag para obtener más dinero de ellos – para la campaña de Donaciones a Bibliotecas para poner libros de Hubbard en bibliotecas, por ejemplo.
Un superior le dijo que fuera a ver a Pfaff, quien había llegado a Clearwater unos días atrás. Querían hacerlo donar 50,000 dólares para la campaña El Camino a la Felicidad.
Tan pronto como comenzó a hablar con él sin embargo, Oxaal pudo decir que algo estaba mal.
“Noté que movía mucho su lengua alrededor en su boca y le pregunté sobre eso. Él dijo que había tenido un ‘pequeño ataque epiléptico’ la noche anterior y se había mordido un poco la lengua.
“¡La sacó para mostrarme y fue asombroso! El 25% izquierdo de su lengua (del frente hacia atrás) estaba sencillamente aplanado – y quiero decir aplanado.“Le pregunté si le dolía y si no debería ver a un doctor. Él dijo que estaba mejorando.

“Le pregunté si tenía alguna medicación para prevenir otro episodio. Como lo recuerdo, él dijo, ‘No, el C/S y yo estamos trabajando un manejo para que no tenga que tomar medicinas nunca más.’”

El C/S es el Supervisor de Caso (Case Supervisor), la persona responsable de decidir que tipo de procesamiento de Scientology Pfaff debía recibir.

“Pensé que esto era extraño…,” recordó Oxaal – pero no siguió el asunto.

¿Por qué extraño?

Oxaal había visto literatura oficial insistiendo sobre un chequeo médico apropiado de un doctor antes de hacer el Recorrido de Purificación. Había visto los carteles en centros de Scientology “advirtiendo a la gente que Scientology no estaba dirigida a las curaciones físicas y si la gente necesitaba tratamiento médico, debían ver a un doctor.”
Pero también supo que todo esto había surgido después de los allanamientos de Administración de Drogas y Alimentos de EEUU de 1963, quienes ordenaron a Scientology no hacer afirmaciones médicas sobre su sistema. Hasta cierto punto entonces, comprendió que los carteles eran sólo relaciones públicas.
Sin embargo, dijo, “en el momento en que me encontré con Heriberten Flag, yo no tenía ni idea de que la iglesia había continuado practicando la medicina secretamente, bajo la dirección de los boletines de Hubbard…
“Nunva pensé que los auditores y supervisores de caso estuvieran practicando medicina sacando a la gente de drogas vitales que salvan vidas – o al menos que si lo hacían, era bajo supervisión médica, como declaran las políticas.”
Él asumió entonces, que Pfaff estaba al menos bajo cuidado médico – y por supuesto estaba en lo correcto.
“Entonces cuando vi a Heribert y él me dijo que había dejado de tomar su medicina, asumí que él, el C/S y los médicos estaban en sincronía.”
Al día siguiente, Oxaal volvió al hotel para tratar de cerrar el trato con Pfaff, quien accedió a hablar nuevamente con él.
Bosquejo de los archivos de la policía de Clearwater

Bosquejo de los archivos de la policía de Clearwater

Bosquejo de los archivos de la policía de Clearwater
“Había un poco de conmoción cerca de la mesa de entrada, así que me abrí camino a codazos para ver qué estaba ocurriendo.“Uno de los empleados del hotel… me dijo que mi tipo había muerto – murió en la cama en su habitación del hotel a la noche – por (de todas las cosas) un ataque de epilepsia.”

Pfaff tenía 31 años de edad cuando murió el 28 de Agosto, en 1988 en la Flag Land Base de Scientology en Clearwater.

Años después, mirando atrás sobre su reunión con Pfaff, Oxaal reflexionó: “Lo llevé a su habitación en el hotel Fort Harrison la noche anterior para asegurarme que ningún otro registrador lo interceptara en su camino a la habitación.

“Nos dijimos ‘Buenas noches’ en su puerta y me fui. Debo haber sido la última persona a la que le habló.”

Su jefe sin embargo no estaba impresionado: lo despedazó por haber fallado en cerrar el trato con Pfaff la noche anterior.

Y Oxaal recuerda cómo reaccionó otro miembro del equipo de ventas ante la muerte.

“Que idiota,” dijo ella. “Ese tipo siempre fue Dev-T” – un término de scientology que esencialmente significa que él era una pérdida de tiempo.

En su literatura promocional, Scientology describe a Flag como su centro de excelencia para auditación y el “lugar más amigable en el mundo entero”.

La investigación policial

En la mañana del 28 de Agosto de 1988, el Oficial de Patrulla John Zegzdryn fue llamado para ir el Hotel Fort Harrison Hotel en Clearwater, Florida, para investigar la muerte.

Anita Pfaff dijo al Oficial Zegzdryn que ella había encontrado a su marido muerto en su habitación sólo unas pocas horas antes.

Ellos no durmieron en la misma habitación, explicó ella, porque su marido era epiléptico y frecuentemente tenía ataques por la noche.

En la habitación de hotel, el oficial de patrulla encontró el cuerpo de Pfaff desnudo, yaciendo boca abajo con la mitad fuera de la cama.

“Víctima boca abajo,” fue escrito en un bosquejo de la escena.

Como uno de los detectives asignados luego al caso escribió, Zegzdryn “declaró que sospechaba un poco del incidente por la edad de la víctima y algunos moretones hallados en el costado de la espalda de la víctima…” así que pidió una mayor investigación.

Pfaff, después de todo, tenía sólo 31 años en el momento de su muerte.

El doctor de Pfaff, Klaus Ballin, estuvo con Anita Pfaff cuando ella encontró el cuerpo de su esposo. Ella lo llamó cuando no pudo abrir la puerta de la habitación de su esposo (la puerta del baño la bloqueaba) y él llamó a un guardia de seguridad.

Interrogado por los detectives, Ballin se describió no sólo como el doctor del hombre fallecido sino también como un amigo personal. Estaban en Clearwater, explicó, para asistir a una serie de conferencias de Scientology.

De regreso en Alemania, él dijo, que había estado tratando a Pfaff por su epilepsia.

Uno de los detectives anotó en su informe:

El Dr Ballin informó que había estado recetando Phenhydan al falledico hasta Febrero de este año.

Pero porque sus ataques fueron tan violentos y habían durado tanto tiempo, el fallecido pidió un tratamiento diferente.

Por lo tanto el Dr Ballin fue retirando gradualmente al fallecido del Phenhydan y dándole un complejo de vitaminas y minerales que reduciría la gravedad de los ataques.
“El Dr. Ballin es un Doctor en Medicina,” agregó, sólo para evitar cualquier ambigüedad – un doctor en medicina.

Ballin agregó que pese a haber estado tratando a Pfaff por su epilepsia, no lo había visto a título profesional por las últimas ocho semanas. Anotó el detective:

Ballin declaró que había recetado una medicina para los ataques epilépticos pero no sabe el nombre de la medicación.

Él declaró que es una medicina anti-epiléptica en forma de tableta. Declaró que la víctima también estaba en una dieta de vitaminas y minerales.

Ballin también confirmó que la esposa de Heribert no había sido capaz de dormir en la misma habitación que su marido, tanto aquí como en su hogar en Alemania, por sus ataques nocturnos.

La visión de Ballin, anotó el detective, fue que Pfaff había tenido un ataque epiléptico, “…cayendo al suelo lo cual interrumpió su respiración.”

Los detectives no hallaron nada sospechoso en la escena y una vez que el informe del médico forense atribuyó la causa de muerte a un ataque epiléptico, el caso fue cerrado.

Seguimiento

La muerte de Pfaff tuvo poca o ninguna cobertura hasta que un equipo de documentalistas Alemanes retomó el rastro casi una década después.

En 1996, el ex Scientologist Martin Ottmann llevó sus preocupaciones sobre el movimiento a los cineastas Mona Botros y Egmont R. Koch.

Y una vez que Ottmann les avisó de lo que entonces era una primicia, ellos también investigaron sobre la muerte de Lisa McPherson en 1995 en Clearwater. Ella también había muerto en el cuidado de los Scientologists.

Unos pocos días en Clearwater excavando a través de informes policiales y médicos y se dieron cuenta que había incluso más sobre la historia. Habían descubierto toda una serie de muertes inexplicables relacionadas con Scientology – algunas remontándose a 1980 – que en gran parte no habían sido reportadas.

Revelaron un total de siete casos – uno de los cuales era el de Heribert Pfaff.

El documental de Botros y Koch, Die dunkle Seite von Scientology (El Lado Oscuro de Scientology), fue emitido en Abril de 1997 – a pesar de los mejores esfuerzos del movimiento por impedirlo.

“Poco después que el film se emitió, fue traducido prácticamente en una noche al Inglés por un crítico de Scientology en los Países Bajos y fue publicado en docenas de sitios web poco después,” recuerda Botros.

En poco tiempo, el St Petersburg Times, que cubre Clearwater y también estaba investigando la historia de McPherson, contactó a Botros y Koch para comparar notas.

Durante los próximos meses el Times publicó una serie de artículos siguiendo las revelaciones del equipo Alemán, incluyendo una pieza de Diciembre de 1997 de Lucy Morgan.

En el caso de Pfaff, Morgan anotó, el informe del médico forense medical examiner’s sobre Pfaff ha determinado que un ataque ha probablemente causado su muerte – y que ninguna droga anticonvulsiva fue hallada en su torrente sanguíneo.

El Times también habló con Georg el hermano de Heribert, quien dijo que los Scientologists en Alemania habían prometido una cura para los ataques y habían sacado a Pfaff de la medicación que los controlaba. Eso por supuesto coincide con el relato de Stuckenbrock, que surgió después.

El vocero de Scientology Ben Shaw dijo al Times que el movimiento no había recomendado el curso del tratamiento de Pfaff.

“Si alguien tenía epilepsia, deberían haber visto a un doctor en medicina,” agregó. “Era su elección recibir las drogas o no hacerlo.”

Pero Botros y Koch habían entrevistado a la madre de Pfaff para su documental y ella les dijo que su hijo había sido asignado a un tratamiento alternativo de Scientology por su epilepsia.

Ellos también contactaron al doctor de Pfaff, Klaus Ballin, quien aunque no quiso ser entrevistado les suministró una declaración escrita.

Él había tratado a Pfaff con vitaminas y procesamiento de Scientology, les dijo, lo cual en el momento creyó que era un tratamiento alternativo efectivo. Negó cualquier responsabilidad por la muerte de Pfaff.

Los cineastas consultaron al Profesor Günther Schwendemann, director del servicio de neurología en el Hospital Bremen-Ost. Le mostraron los detalles del tratamiento de vitaminas que se le había recetado a Pfaff.

Él lo rechazó como inútil.

“Es contrario a la práctica de la terapia el retirar la medicación de un paciente que tiene ataques cada noche, en lugar de buscar qué medicación es la más efectiva para él,” les dijo el profesor…

“Puedo decirles con la mayor probabilidad, que con el tratamiento adecuado el paciente todavía estaría vivo hoy,” agregó.

El Profesor Schwendemann probablemente dice todo lo que necesita decirse en este caso.

Pero Botros y Koch fueron lo suficientemente buenos para proporcionar a Infinite Complacency una copia de la carta de Ballin y es una lectura interesante – especialmente cuando se la compara con lo que él le dijo a la policía de Clearwater.

Fuente:
http://infinitecomplacency.blogspot.com/2013/07/the-death-of-heribert-pfaff-i.html

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: