Como el Yoga puede destruir tu cuerpo | Red LibreMentes

Como el Yoga puede destruir tu cuerpo

 

 

 

04-06-2016

Estudios revelan que el Yoga puede causas tensiones musculares, ligamentos sobreestirados, lesiones cervicales en el disco, daños en la columna , incluso derrames cerebrales.

El Yoga tradicional  podría dividirse en dos, el contenido doctrinal y por otros lado los ejercicios físicos de elongación con la posterior realización de las posturas que están vinculadas al contenido doctrinal. En este primer artículo nos enfocaremos solo en la parte física, el daño que pueden ocasionar los ejercicios físicos.

Uno de los puntos principales a tener en cuenta como para potenciar los posibles daños, tenemos que tener en cuenta que la actividad es llevada adelante por personas sin ningún tipo de formación profesional y por ende sin matrícula, al contrario de lo que sucede en cualquier otra actividad deportiva donde el que está a cargo es un profesor de educación física que ha estudiado durante muchos años para poder tener su matrícula.

Tener una matrícula es un aval muy importante desde el punto de partida que esa persona pose conocimientos básicos sobre Fisiología, sociología, pedagogía, psicología, antropología, anatomía etc….

Además el profesional responde con su matrícula ante cualquier falta de ética o error que perjudique a sus alumnos.

Al igual que cualquier otro ejercicio como el stepping o la escalada de roca, el yoga es ejercicio físico, no más.

A pesar de esto, charlatanes de siempre, vendedores de airenew age, quieren dotar al yoga de todo tipo de propiedades milagrosas y curativas que, al igual que pasa con la meditación, simplemente no son ciertas.

Como con toda pseudomedicina, la pseudoterapia también pone en riesgo la salud y el organismo, y sus consecuencias pueden ser cualquier cosa menos chéveres. Al respecto veamos lo que cuenta William J. Broad en la revista del New York Times Magazine.

 

En un frío sábado a principios del 2009, Glenn Black, un profesor de yoga de casi cuatro décadas, cuya dedicada clientela incluye una serie de celebridades y gurús prominentes, estaba dando una clase magistral en Sankalpah Yoga en Manhattan. Black es, en muchos sentidos, un yogui clásico: estudió en Pune, India, en el instituto fundado por el legendario B.K.S. Iyengar, y pasó años en la soledad y la meditación. Ahora vive en Rhinebeck, N.Y., y con frecuencia da clases en el cercanoInstituto Omega, un emporio de la Nueva Era repartido en cerca de 200 hectáreas de bosques y jardines. Él es conocido por su rigor y su estilo con los pies en la tierra. Pero no fue por eso que lo busqué: Black, me habían dicho, era la persona con quien hablar si uno quiere saber acerca no de las virtudes del yoga, sino más bien del daño que puede hacer. Muchos de sus clientes habituales se le acercaron para trabajo del cuerpo o rehabilitación por lesiones de yoga. Esta era la situación en la que yo me encontraba. En mis 30, había logrado de alguna manera la ruptura de un disco en mi espalda baja y descubrí que podía evitar los ataques de dolor con una selección de posturas de yoga y ejercicios abdominales. Luego, en el 2007, mientras hacía la pose de prolongación de la parte angular, una postura considerada como una cura para muchas enfermedades, mi espalda cedió. Con ella se fue mi creencia, ingenua en retrospectiva, de que el yoga era una fuente únicamente de sanación y nunca de perjuicio.

En Sankalpah Yoga, la sala estaba llena, casi la mitad de los estudiantes se decía que eran los propios profesores. Black caminó por la habitación, bromeando y hablando. “¿Esto es yoga?”, se preguntó mientras sudaba durante una postura que parecía exigir resistencia sobrehumana. “Es como si estuvieras prestando atención”. Su enfoque era casi libre de forma: él nos hizo mantener posturas por mucho tiempo, pero no enseñó inversiones ni algunas posturas clásicas. A lo largo de la clase, nos instó a prestar atención a los umbrales de dolor. “Lo hago lo más fuerte posible”, le dijo al grupo. “Depende de ustedes ponérselo más fácil a sí mismos”. Él llegó a su punto de origen con una advertencia. En la India, recordó, un yogui vino a estudiar en la escuela de Iyengar y se lanzó a una torcedura espinal. Black dijo que observó con incredulidad mientras tres de sus costillas, cedían – pop, pop, pop.

Después de la clase, le pregunté a Black acerca de su enfoque para la enseñanza de yoga – el énfasis en sostener sólo unas simples poses, la ausencia de inversiones comunes, como pararse de cabeza y de hombros. Él me dio el tipo de respuesta que se espera de cualquier profesor de yoga: que la conciencia es más importante que apresurarse a través de una serie de posturas sólo para decir que uno las había hecho. Pero luego dijo algo más radical. Black ha llegado a creer que “la inmensa mayoría de la gente” debería renunciar al yoga por completo. Simplemente es demasiado probable que cause daño.

No sólo estudiantes, sino profesores célebres también, dijo Black, se lesionan en manada porque la mayoría tienen debilidad física subyacente o problemas que hacen que las lesiones graves sean cualquier cosa menos inevitables. En vez de hacer yoga, “necesitan hacer un rango específico de movimientos para la articulación, para la condición de los órganos”, dijo, para fortalecer las partes débiles del cuerpo. “El yoga es para personas en buenas condiciones físicas. O puede ser utilizado terapéuticamente. Es controversial decirlo, pero en realidad no se debe utilizar para una clase general”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Black, aparentemente reconcilia los peligros del yoga con su propia enseñanza del mismo mediante el trabajo duro en saber cuándo un estudiante “no debe hacer algo – la parada de hombros, la postura sobre la cabeza o poner ningún peso sobre las vértebras cervicales”. Aunque estudió con Shmuel Tatz, un legendario fisioterapeuta con sede en Manhattan que ideó un método de masaje y alineación para actores y bailarines, reconoce que no tiene entrenamiento formal para determinar qué poses son buenas para un estudiante y cuáles pueden ser problemáticas. Lo que tiene, dice, es “una tonelada de experiencia”.

“Venir a Nueva York y hacer una clase con personas que tienen muchos problemas y decir, ‘OK, hoy vamos a hacer esta secuencia de posturas’ – eso simplemente no funciona”.

Según Black, una serie de factores han convergido para aumentar el riesgo al practicar yoga. El más grande es el cambio demográfico en los que lo estudian. Los practicantes del yoga indio normalmente se ponen en cuclillas y se sientan con las piernas cruzadas en la vida diaria, y las posturas de yoga o asanas, fueron un resultado de estas posturas. Ahora los residentes urbanos que se sientan en sillas todo el día entran a un estudio un par de veces a la semana y se tensan para retorcerse en posturas cada vez más difíciles a pesar de su falta de flexibilidad y otros problemas físicos. Muchos vienen al yoga como una alternativa suave a los deportes vigorosos o para la rehabilitación de las lesiones. Pero la creciente popularidad del yoga -el número de estadounidenses que hacen yoga ha aumentado de cerca de 4 millones en el 2001 a lo que algunos estiman que son hasta 20 millones en el 2011- significa que ahora hay una gran cantidad de estudios en los que muchos profesores carecen de la formación más necesaria para reconocer cuándo los estudiantes se dirigen hacia la lesión. “Hoy en día muchas escuelas de yoga se tratan simplemente de presionar a la gente”, dijo Black. “No se puede creer lo que está pasando – profesores saltando sobre la gente, empujando y tirando y diciendo: ‘Usted debe ser capaz de hacer esto ahora’. Tiene que ver con sus egos”.

Cuando profesores de yoga recurren a él para trabajar el cuerpo después de haber sufrido grandes traumas, Black les dice: “No hagan yoga”.

“Ellos me miran como si estuviera loco”, él va y dice. “Y sé que si continúan, no van a ser capaces de afrontarlo”. Le pregunté acerca de las peores lesiones que había visto. Habló de profesores de yoga bien conocidos haciendo posturas tan básicas como la mirada descendente al perro, en la que el cuerpo forma una V invertida, tan vigorosamente que se rompió los tendones de Aquiles. “Es el ego”, dijo. “Todo el objetivo del yoga es deshacerse del ego”. Dijo que había visto algunas “caderas bastante horribles”. “Una de las grandes profesoras en los Estados Unidos no tenía ningún movimiento en las articulaciones de la cadera”, me dijo Black. “Los zócalos se habían vuelto tan degenerados que tenía que tener reemplazos de cadera”. Le pregunté si ella todavía se enseña. “Oh, sí”, respondió Black. “Hay otros profesores de yoga que tienen tales problemas de espalda que tienen que recostarse para enseñar. Yo me sentiría tan avergonzado”.

Entre los devotos, desde los gurús hasta los acólitos siempre llevando sus esteras enrolladas, el yoga es descrito como un agente casi milagroso de renovación y curación. Ellos celebran su capacidad de calmar, curar, estimular y fortalecer. Y mucho de esto parece ser cierto: el yoga puede reducir la presión arterial, que los productos químicos actúen como antidepresivos, incluso mejorar la vida sexual. Sin embargo, la comunidad del yoga siempre guardó silencio sobre su potencial para causar dolor cegador. Jagannath G. Gune, que ayudó a revivir el yoga para la era moderna, no hizo alusión a las lesiones en su publicación Mimansa Yoga o su libro de 1931 “Asanas“. Indra Devi evitó el tema en su best-seller de 1953 “Forever Young, Forever Healthy“, al igual que B.K.S. Iyengar en su “Luz sobre el Yoga” seminal, publicado en 1965. Las garantías sobre la seguridad del yoga, también hacen apariciones regulares en los libros de cómo hacer de yoguis como Swami Sivananda, K. Pattabhi Jois y Bikram Choudhury. “El yoga real es tan seguro como la leche materna”, declaró Swami Gitananda, un gurú que hizo 10 giras mundiales y fundó ashrams en varios continentes.

Sin embargo, un creciente cuerpo de evidencia médica apoya la afirmación de Black de que, para muchas personas, un número de poses de yoga comúnmente enseñadas son inherentemente arriesgadas. Los primeros informes de lesiones de yoga aparecieron hace décadas, publicados en algunas de las revistas más respetadas del mundo – entre ellos, Neurology, la British Medical Journal y The Journal of the American Medical Association. Los problemas van desde lesiones relativamente leves a la discapacidad permanente. En un caso, un estudiante universitario masculino, después de más de un año de hacer yoga, decidió intensificar su práctica. Se sentaba en posición vertical sobre sus talones en posición arrodillada conocida como vajrasana durante horas al día, cantando por la paz mundial. Pronto empezó a experimentar dificultad para caminar, correr y subir escaleras.

Los médicos rastrearon el problema a un nervio que no responde, una rama periférica de la ciática, que va desde la columna lumbar a través de las nalgas y las piernas. Sentarse en vajrasana privó la rama que corre debajo de la rodilla de oxígeno, amortiguando el nervio. Una vez que el estudiante abandonó la pose, mejoró rápidamente. Los médicos registran una serie de casos similares y la condición, incluso tuvo su propio nombre: “caída de pie por yoga”.

Informes más preocupantes siguieron. En 1972 un prominente neurofisiólogo de Oxford, W. Ritchie Russell, publicó un artículo en la British Medical Journalargumentando que, aunque es raro, algunas posturas de yoga amenazaban con causar derrames cerebrales, incluso en personas sanas relativamente jóvenes. Russell encontró que las lesiones cerebrales surgieron no sólo de un trauma directo en la cabeza, sino también de los movimientos rápidos o extensiones excesivas del cuello, como ocurre en el latigazo cervical – o ciertas posturas de yoga. Normalmente, el cuello puede estirarse hacia atrás 75 grados, 40 grados hacia adelante y hacia los lados 45 grados, y puede girar sobre su eje alrededor de 50 grados. Los practicantes de yoga suelen mover las vértebras mucho más lejos. Un estudiante en nivel intermedio puede fácilmente rotar su cuello 90 grados – casi el doble de la rotación normal.

La hiperflexión del cuello fue alentada por profesionales con experiencia. Iyengar hizo hincapié en que durante la pose cobra la cabeza debe arquearse “tan lejos como sea posible” e insistió en que en la parada de hombros, en la que la barbilla está plegada profundamente en el pecho, el tronco y la cabeza formando un ángulo recto, “el cuerpo debe estar en una línea recta, perpendicular al suelo”. Él decía que la pose dizque estimula la tiroides, “una de las mayores bendiciones conferidas a la humanidad por nuestros antiguos sabios”.

Movimientos extremos de la cabeza y el cuello, Russell advirtió, podrían herir las arterias vertebrales, produciendo coágulos, inflamación y constricción y, eventualmente, causar estragos en el cerebro. La arteria basilar, que surge de la unión de las dos arterias vertebrales y forma un conducto ancho en la base del cerebro, fue motivo de especial preocupación. Se alimenta de estructuras como el puente (que desempeña un papel en la respiración), el cerebelo (que coordina los músculos), el lóbulo occipital del cerebro externo (que convierte los impulsos del ojo en imágenes) y el tálamo (que transmite mensajes sensoriales al cerebro externo). Las reducciones en el flujo sanguíneo a la arteria basilar se sabe que producen una gran variedad de derrames cerebrales. Estos rara vez afectan el lenguaje y el pensamiento consciente (que a menudo se dice que se encuentra en la corteza frontal), pero pueden dañar gravemente la maquinaria central del cuerpo y, a veces ser fatales. La mayoría de los pacientes que sufren un derrame cerebral recuperan la mayoría de las funciones. Sin embargo, en algunos casos, dolores de cabeza, desequilibrio, mareos y dificultad para realizar movimientos finos persisten durante años.

A Russell también le preocupaba que cuando los derrames cerebrales le dan a los practicantes de yoga, los médicos podrían dejar de rastrear su causa. El daño cerebral, escribió, “se puede esperar, tal vez que aparezca durante la noche siguiente, y este retraso de algunas horas distrae la atención de los factores precipitantes previos”.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

En 1973, un año después de que el artículo de Russell fue publicado, Willibald Nagler, una reconocida autoridad en la rehabilitación de la columna vertebral de laCornell University Medical College, publicó un artículo sobre un extraño caso. Una mujer sana de 28 años sufrió un derrame cerebral mientras hacía una posición de yoga conocida como la rueda o el arco hacia arriba, en la que el practicante se acuesta boca arriba, luego levanta su cuerpo en un arco semicircular, manteniendo el equilibrio sobre manos y pies. Una etapa intermedia a menudo consiste en elevar el tronco y descansar la corona de la cabeza en el suelo. Mientras estaba en equilibrio sobre su cabeza, el cuello de la mujer se dobló mucho hacia atrás, ella “de repente sintió un dolor de cabeza severo y punzante”. Ella tenía dificultad para levantarse, y cuando la ayudaban a ponerse de pie, no podía caminar sin ayuda. La mujer fue llevada al hospital. No tenía sensación en el lado derecho de su cuerpo, su brazo izquierdo y la pierna respondían mal a sus órdenes. Sus ojos dejaban de mirar involuntariamente a la izquierda. Y el lado izquierdo de su rostro mostraba una pupila contraída, una caída del párpado superior y un párpado inferior subiendo – un conjunto de síntomas conocido como síndrome de Horner. Nagler informó que la mujer también tenía una tendencia a caer hacia la izquierda.

Los médicos descubrieron que la arteria vertebral izquierda de la mujer, que se extiende entre las primeras dos vértebras cervicales, se había reducido considerablemente y que las arterias que alimentan su cerebelo se habían sometido a desplazamiento severo. Dada la falta de tecnologías avanzadas de imagen en el momento, una operación de exploración se llevó a cabo para tener una idea más clara de sus lesiones. Los cirujanos que le abrieron el cráneo encontraron que el hemisferio izquierdo de su cerebelo sufría una falla importante del suministro de sangre que dio lugar a mayor cantidad de tejido muerto y que el sitio estaba filtrado en hemorragias secundarias.

La paciente comenzó un programa intensivo de rehabilitación. Dos años más tarde, ella fue capaz de caminar, Nagler informó, “con [una] forma de andar muy ancha”. Sin embargo, su brazo izquierdo continúa a vagando y su ojo izquierdo, continuó mostrando el síndrome de Horner. Nagler concluyó que este tipo de lesiones parecían ser raros, pero sirven como una advertencia sobre los peligros de la “hiperextensión forzada del cuello”. Él instó a la cautela en la recomendación de tales posturas, sobre todo a las personas de mediana edad.

La experiencia de la paciente de Nagler no fue un incidente aislado. Unos años más tarde, un hombre de 25 años de edad, fue trasladado al Hospital Northwestern Memorial en Chicago, quejándose de visión borrosa, dificultad para tragar y para controlar el lado izquierdo de su cuerpo. Steven H. Hanus, un estudiante de medicina de la época, se interesó en el caso y trabajó con el presidente del departamento de neurología para determinar la causa (y más tarde publicó los resultados con varios colegas). El paciente había estado en excelente estado de salud, practicando yoga todas las mañanas durante un año y medio. Su rutina incluía giros espinales en los que él giraba la cabeza mucho hacia la izquierda y hacia la derecha. Entonces él haría una parada de hombros con el cuello “flexionado al máximo contra el suelo”, tal como Iyengar había instruido, permaneciendo en la inversión durante unos cinco minutos. Una serie de moretones corrían por la parte inferior del cuello del hombre, los cuales, el equipo escribió en The Archives of Neurology, “resultaron del contacto repetido con la superficie del suelo duro en el que hacía los ejercicios de yoga”. Estos eran un signo de trauma en el cuello. Los exámenes de diagnóstico revelaron obstrucción de la arteria vertebral izquierda entre las vértebras C2 y C3; el vaso sanguíneo ahí había sufrido “una oclusión total o casi completa” – en otras palabras, la sangre no podía llegar hasta el cerebro.

Dos meses después de su ataque, y después de mucha fisioterapia, el hombre fue capaz de caminar con un bastón. Pero, según informó el equipo, él “sigue teniendo pronunciada dificultad para realizar movimientos finos con la mano izquierda”. Hanus y sus colegas concluyeron que la condición del joven representa un nuevo tipo de peligro. Los individuos sanos podrían perjudicar seriamente sus arterias vertebrales, advirtieron, “por los movimientos del cuello que exceden la tolerancia fisiológica”. El yoga, ellos subrayaron, “debe ser considerado como un posible evento precipitante”. En su informe, el equipo del Northwestern citó no sólo el recuento de Nagler sobre su paciente, sino también la temprana alerta de Russell. La preocupación por la seguridad del yoga empezó a crear tensión en el establecimiento médico.

Estos casos pueden parecer extremadamente raros, pero las encuestas por laConsumer Product Safety Commission mostraron que el número de ingresos a las salas de emergencia relacionadas con el yoga, después de años de lento aumento, estaba creciendo rápidamente. Pasaron de 13 en el 2000 a 20 en el 2001. Luego, más del doble, a 46 en el 2002. Estas encuestas se basan en un muestreo en lugar de informes exhaustivos -revelan tendencias en lugar de totales- sin embargo el aumento fue estadísticamente significativo,. Sólo una fracción de los lesionados visita las salas de emergencia de los hospitales. Muchas de las personas que sufren lesiones de yoga menos graves van a los médicos de familia, quiroprácticos y diversos tipos de terapeutas.

Alrededor de este tiempo, las historias de lesiones inducidas por el yoga comenzaron a aparecer en los medios de comunicación. El Times informó que los profesionales de la salud encontraron que el calor penetrante del Bikram yoga, por ejemplo, podría aumentar el riesgo de daño muscular, sobreestiramiento y desgarro de cartílago. Un especialista señaló que los ligamentos -las bandas duras de fibra que conectan los huesos o el cartílago en una articulación- no pueden recuperar su forma una vez extendidos, aumentando el riesgo de torceduras, esguinces y luxaciones.

En el 2009, un equipo de Nueva York con base en el Colegio de Médicos y Cirujanos de la Universidad de Columbia publicó un ambicioso estudio a nivel mundial de profesores de yoga, terapeutas y médicos. Las respuestas a la pregunta central del estudio -¿Cuáles eran las lesiones más graves relacionadas con el el yoga (incapacitantes y/o de larga duración) que habían visto?- reveló que el mayor número de lesiones (231) se centraba en la espalda baja. Los otros sitios principales fueron, en orden decreciente de prevalencia: el hombro (219), la rodilla (174) y el cuello (110). Luego venía el derrame cerebral. Los encuestados señalaron cuatro casos en que las contorsiones y flexiones extremas del yoga dieron lugar a un cierto grado de daño cerebral. Los números no son alarmantes, pero el reconocimiento del riesgo -casi cuatro décadas después de que Russell publicó su advertencia por primera vez- señala un cambio significativo en la percepción de los peligros que plantea el yoga.

En los últimos años, los reformistas en la comunidad del yoga han comenzado a abordar el tema del daño inducido por el yoga. En un artículo del 2003 en el Yoga Journal, Carol Krucoff -una instructora de yoga y terapeuta que trabaja en el Centro de Medicina Integrativa en la Universidad de Duke en Carolina del Norte- reveló sus propias luchas. Dijo ser grabada un día para la televisión nacional y después haber sido instada a hacer más, levantar un pie, agarrar su dedo gordo del pie y estirar la pierna en la prolongación de la pose de la mano al dedo gordo del pie. A medida que su pierna se estiraba, ella sintió un chasquido repugnante en su tendón de la corva. Al día siguiente, apenas podía caminar. Krucoff necesitó terapia física y un año de recuperación antes de poder extender completamente la pierna de nuevo. La editora del Yoga Journal, Kaitlin Quistgaard, describió volver a lesionarse un desgarro del manguito rotador en una clase de yoga. “Yo he experimentado cómo el yoga puede curar”, escribió. “Pero también he experimentado cómo el yoga puede hacer daño – y he escuchado lo mismo de un montón de otros yoguis”.

Uno de los reformadores más vocales es Roger Cole, un profesor de Iyengar con un título en psicología de Stanford y la Universidad de California en San Francisco. Cole ha escrito extensamente para el Yoga Journal y habla sobre la seguridad en el yoga para el Colegio Americano de Medicina Deportiva. En una columna, Cole discutió la práctica de reducir la flexión del cuello en una parada de hombros, levantando los hombros en una pila de mantas dobladas y dejando caer la cabeza debajo de ella. La modificación facilita el ángulo entre la cabeza y el torso, de 90 grados a 110 grados quizás. Cole enumeró los peligros de hacer una parada de hombros sin modificaciones: tensiones musculares, los ligamentos sobreestirados y lesiones cervicales en el disco.

Pero las modificaciones no son siempre la solución. Timothy McCall, un médico que es el editor médico del Yoga Journal, consideró la parada de cabeza demasiado peligrosa para las clases de yoga en general. Su advertencia fue basada en parte en su propia experiencia. Encontró que hacer la parada de cabeza conducía al síndrome de salida torácica, una condición que surge de la compresión de los nervios que van desde el cuello a los brazos, provocando sensación de hormigueo en la mano derecha, así como entumecimiento esporádico. McCall dejó de hacer la pose, y sus síntomas desaparecieron. Más adelante, señaló que la inversión puede producir otras lesiones, como la artritis degenerativa de la columna cervical y desgarros de la retina (como resultado de la presión elevada del ojo causada por la postura). “Desafortunadamente”, McCall llegó a la conclusión, “los efectos negativos de la parada de cabeza pueden ser insidiosos”.

Casi un año después de que conocí a Glenn Black en su clase magistral en Manhattan, recibí un e-mail de él que me decía que había sido operado de la columna vertebral. “Fue un éxito”, escribió. “La recuperación es lenta y dolorosa. Llama si quieres”.

La lesión, Black dijo, tuvo su origen en cuatro décadas de flexiones hacia atrás y giros extremos. Él había desarrollado estenosis espinal – una afección grave en la que las aberturas entre las vértebras se van estrechando, comprimiendo los nervios espinales, causando un dolor insoportable. Black dijo que sintió iniciar el dolor hace 20 años cuando salía de posturas tales como el arado y la parada de hombros. Hace dos años, el dolor se volvió extremo. Un cirujano dijo que sin tratamiento, con el tiempo sería incapaz de caminar. La cirugía tomó cinco horas, fusionando varias vértebras lumbares. Con el tiempo estaría bien, pero se encontraba bajo las órdenes del cirujano de reducir la tensión en su espalda baja. Su rango de movimiento nunca sería el mismo.

Black es uno de los practicantes de yoga más cuidadosos que conozco. Cuando hablé por primera vez con él dijo que nunca se había lesionado haciendo yoga o, por lo que sabía, nunca había sido responsable de perjudicar a alguno de sus alumnos. Le pregunté si su reciente lesión podría haber sido congénita o relacionada con el envejecimiento. No, dijo. Fue el yoga. “Hay que tener una perspectiva diferente para ver si lo que estás haciendo va a ser con el tiempo malo para ti”.

Black llevó recientemente ese mensaje a una conferencia en el Instituto Omega, sus sentimientos sobre el tema fueron profundizados por su reciente operación. Pero sus advertencias parecen haber caído en oídos sordos. “Fui un poco más contundente de lo habitual”, recordó. “Mi mensaje fue que ‘la Asana no es una panacea o una cura para todo. De hecho, si lo haces con ego u obsesión, terminarás causando problemas’. A mucha gente no le gusta oír eso”.

Aparte de señalar que lo del ego es una gilipollez del tamaño de Saturno, sólo me queda preguntarme cuántos de los lectores de las páginas “culturales” de los periódicos que han seguido sus consejos del yoga han terminado heridos por estas prácticas y si los diarios que promueven tan alegremente el yoga no han pensado en reparar los daños.

 

FUENTE: http://www.nytimes.com/2012/01/08/magazine/how-yoga-can-wreck-your-body.html?_r=1&pagewanted=all

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: