Movimiento antivacunas: Un enemigo para la salud de la población

 

 

 

 

 

Julio 15, 2014

Resulta sorprendente que en el siglo XXI tengamos que soportar las posiciones de grupos extremistas antivacunas, a pesar del imponente desarrollo que ha tenido la ciencia y la tecnología -en especial en el campo de la salud-, y después de haber experimentado grandes epidemias que azotaron el mundo y que continúan siendo una amenaza latente -a través de nuevos gérmenes o algunos que resurgen y se expanden con inusitada fuerza-.

Las vacunas, desde el punto de vista de la costo-efectividad, siguen siendo una de las más importantes acciones de salud pública. Las vacunas han salvado a millones y millones de personas de la muerte, en todos los lugares del planeta, en países ricos y en países pobres, en espacios de las más diversas culturas y religiones, en zonas urbanas o lugares rurales intrincados. Pensemos en lo que significó la erradicación de la viruela en el mundo, los avances que se tienen en la erradicación de la poliomielitis y otras enfermedades infantiles.

Qué penoso resulta tomar conocimiento de grupos sociales que, por diversas creencias y consideraciones, ponen en entredicho los esfuerzos médico-sanitarios en todo el mundo. Pero es más preocupante aún cuando vemos los logros que están teniendo.

Se han publicado recientemente algunos datos que dan cuenta del aumento del número de niños que NO son vacunados en Australia por objeciones filosófico-religiosas. En toda Europa se registran unos 12 millones de personas que debiesen ser vacunados contra la polio y por la negación de ciertos grupos han dejado de vacunarse. El sarampión en Francia e Inglaterra es un tema preocupante, así como la tos ferina en Estados Unidos. Muchas familias en estos países están “posponiendo” la vacunación a sus hijos.

Todo esto representa un riesgo para la salud a nivel mundial. Se trata de un asunto donde se necesita el concurso de todos los países de forma colaborativa. Cualquier espacio poblacional que quede sin vacunar en este mundo es una amenaza para el resto.

Pienso que en todos nuestros países de América Latina debemos estar muy alertas al surgimiento y a la actuación de estos grupos llamados “antivacunas”, con la intención de ayudar en la clarificación científica de sus posiciones , pero también para neutralizar su avance en la medida más pronta posible. Son grupos que rechazan las vacunas para sus hijos, que acuden a los medios de comunicación masiva para denunciar el uso de las vacunas como un mal para la humanidad, y que hacen una labor proselitista en las bases comunitarias a través de diferentes mecanismos de participación.

Vivimos una época donde la comunicación masiva tiene un enorme impacto en la actuación de la gente. Por eso sería muy importante trabajar desde todos los ángulos para mejorar la cultura sanitaria de la población a este respecto. Los médicos y el resto de personal de servicios de salud debe hacer una contribución fundamental en este campo, aportando sus experiencias y conocimiento, en todos los ámbitos de actuación de los sistemas sanitarios, principalmente a nivel de la Atención Primaria de Salud (APS), los médicos de familia, los médicos de cabecera. Es importante apertrecharse muy bien con los conocimientos que puedan desmentir falsedades en torno a conceptos inmunológicos, como la llamada carga antigénica, la seguridad y función de las vacunas, la relación de ciertas vacunas con el autismo, la llamada agresión al proceso natural de las enfermedades, entre otros de los argumentos que se vienen utilizando para dejar de vacunar a las personas que lo necesitan.

Pensamos que en torno a todo esto hay mucho de ignorancia que debe ser corregida o desmantelada. No creemos que hayan otros intereses distintos, más allá del interés oculto de la ignorancia relativa. No hay ninguna posición actual que pueda oponerse a la veracidad científica respecto a los beneficios de la vacunación, y en especial de la vacunación masiva. Al menos ésa es la mirada de los que militamos en esta determinada filosofía de vida.

Autor

Tony Pagés

Médico salubrista (en las postrimerías). Un Ex – de casi todo, en especial Ex-Representante de OPS en Chile (2011-2013). Actual Director del Centro de Estudios sobre “Diplomacia en la Salud Global” de la Universidad ISALUD en Argentina . Amigo de todos los chilenos que me quieren.
FUENTE: http://matasanos.org/2014/07/15/movimiento-antivacunas-un-enemigo-para-la-salud-de-la-poblacion/

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: