Organizaciones coercitivas Pentecostales invaden el Congreso de Brasil y aspiran a la Presidencia | Red LibreMentes

Organizaciones coercitivas Pentecostales invaden el Congreso de Brasil y aspiran a la Presidencia

  • Uno de cada cinco electores profesa este credo, lo que les da una influencia enorme

  • Los candidatos han aparcado temas tan espinosos como el matrimonio gay o el aborto

 

Ante 300 líderes evangélicos, la candidata a presidenta de BrasilMarina Silva, aseguró el pasado viernes: “El mismo Dios que me ama también ama a Dilma (Rousseff) y a Aécio (Neves)”. Y se llevó una retahíla de aplausos. Evangélica como es, se aproxima a sus correligionarios más para conseguir el voto que por el amor divino. Como ella, todos los candidatos tienen claro que conviene contar con la aprobación de los electores más religiosos y especialmente de lacreciente comunidad evangélica neopentecostal brasileña, que es la más grande del mundo.

Por eso, Dilma Rousseff, del PT, Marina Silva, al mando del PSB, y Aécio Neves, del PSDB, prefieren hablar lo máximo posible de economía y propuestas sociales y pasar de puntillas por temas como el aborto o el matrimonio gay, asuntos cada vez más presentes en el debate público gracias al constante enfrentamiento entre feministas o el movimiento LGBT (lésbico, gay, bisexual y transsexual) y los líderes evangélicos. Sólo los candidatos sin apenas opciones se permiten ser claros en sus pareceres con respecto a estos polémicos asuntos.

Uno de cada cinco votantes

La preocupación es comprensible en un país con 42,3 millones de evangélicos, o sea, el 22,2% de la población, alrededor del 20% del electorado. Decenas de diputados evangélicos de diferentes partidos se unen en grupos de presión transversales en los temas sensibles para sus intereses religiosos. De 513 diputados que hay en el Congreso brasileño, se considera a 73 de ellos miembro de este ‘lobby’ o ‘bancada’ como se conoce en el país, que es agresivo ybeligerante contra el matrimonio homosexual y el aborto, entre otras cuestiones. En las próximas elecciones, habrá un total de 276 candidatos que son a su vez pastores, contando elegibles a diputado, gobernador e incluso uno a presidente, el Pastor Everaldo, de un Partido Social Cristiano formado exclusivamente por evangélicos y que apoyó al Gobierno de Dilma en la pasada legislatura.

“La diferencia entre el Pastor Everaldo y Marina Silva es que el primero no se desvincula en ningún momento de su condición de evangélico y Marina hace una política desconectada de su condición de evangélica”, advierte Janayna Lui, antropóloga del ISER (Instituto de Estudios Religiosos) y coautora del estudio ‘Un Brasil para Cristo, candidaturas religiosas en 2014’, que finalizará cuando terminen los comicios. La afirmación concuerda con la de Marina Silva en el acto religioso del pasado viernes, cuando aseguró que no quería “convertir los púlpitos religiosos en gradas electorales” y defendió el estado laico y la diversidad religiosa. Pero sería inocente pensar que no había una importante estrategia detrás de ese encuentro con 300 líderes evangélicos y que no sintió un gran respaldo cuando éstos mostraron públicamente apoyo a la ex ministra de medio ambiente, ya que, dijeron, “su proyecto viene de Dios“.

“El voto evangélico puede ser decisivo sobre todo en un segundo turno”, asegura Lui. La última encuesta electoral, de Datafolha, preve un 40% de intención de voto para Dilma Rousseff y un 27% para Marina Silva, máxima distancia entre ambas desde que tomara el mando del PSB tras el fallecimiento, el pasado 13 de agosto, del hasta entonces candidato Eduardo Campos en un accidente de avioneta. Ya en el hipotético segundo turno -al que se llega si ningún candidato logra la mitad más un voto-, la diferencia sería mínima entre el 43% de expectativas para Marina y el 47 de Rousseff.

Revisión de los programas electorales

Es innegable que, como afirma Lui, “el hecho de ser evangélica influye de alguna forma en la candidatura de Silva“. Y el ejemplo más claro tuvo lugar a finales de agosto, cuando un tweet en el que el pastor Silas Malafaia (multimillonario y mediático presidente del Consejo de Pastores de Brasil) aseguró que si Marina no revisaba los puntos del programa electoral favorables al matrimonio y la adopción por parte de homosexuales, emitiría “las declaraciones más duras contra la presidenciable”. Horas después, estos puntos habían sido modificados y dimitía el coordinador del núcleo LGBT de la campaña, que prefirió no exponer los motivos de su salida. El viernes, Malafaia apoyaba con entusiasmo la candidatura de Marina, como harán la mayoría de evangélicos, según la mayoría de líderes y algunas encuestas.

Aunque lo tiene mucho más difícil, Dilma Rousseff también ha intentado en esta campaña aproximarse a la comunidad evangélica. Consciente de que su defensa del aborto le hizo perder muchos votos en la recta final de la campaña de 2010 (no sólo de evangélicos, sino de cristianos en general, que representan un 86% de la población), Dilma viene mostrándose muy comedida en temas espinosos como ése y la defensa de los derechos LGBT, que actualmente tienen reconocida legalmente la unión civil por una sentencia judicial pero quieren acceder al derecho a llamarlo matrimonio a través del legislativo. “No sería estratégico que se opusiera a los intereses de los religiosos, aunque tampoco los defiende abiertamente. Actúa más por omisión que por acción”, dice Lui.

Seguramente, la todavía presidenta no se sintió muy cómoda el pasado mes de julio en la inauguración del templo Salomón, mayor espacio religioso del país con 80.000 metros cuadrados. Especialmente cuando el obispo Edir Macedo, líder de la Iglesia Universal Reino de Dios, criticó el estado de la salud y la educación públicas en su presencia. Macedo, que expresó su apoyo a Rousseff en la campaña de 2010, todavía no ha criticado directamente a la presidenta ni apoyado públicamente a Marina Silva. Si lo hiciera de cara al segundo turno, el golpe podría ser duro para una mandataria que en 2007 aseguraba dudar de la existencia de Dios y en esta campaña ha citado en varias ocasiones la Biblia y ha asegurado que “feliz es la nación cuyo Dios es el señor”.

 

FUENTE: http://www.elmundo.es/internacional/2014/09/28/5426c586e2704ee2158b4574.html

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: