Se fue a Córdoba, se hizo hippie y desapareció, tras 12 años lo encontraron en Colombia | Red LibreMentes

Se fue a Córdoba, se hizo hippie y desapareció, tras 12 años lo encontraron en Colombia

Ambar tiene sólo diez años e incansablemente pregunta por su papá. Es que la última vez que lo vio tenía dos años y ya ni se acuerda de él. Su progenitor, Fabián Levitt, es artesano y ante la crisis económica que arrasó con la presidencia de De la Rua decidió salir a trabajar y vender sus productos hechos en plata por el interior del país. Desde entonces su familia no lo volvió a ver.

Corría abril de 2002 cuando Fabián saludó con un beso a su madre, Ester, prometiéndole que en unos meses “bajaba” o la llamaba. Pero nunca cumplió. “Él era de irse unos meses a Córdoba a vender, pero siempre volvía o llamaba o teníamos noticias por sus amigos. Esa vez se había peleado con su mujer, ella vive en Mar del Plata, y como en otras ocasiones además de Córdoba se fue a Jujuy o San Luis. No me preocupé, pensé que tardaría más. Pero después de un año vinieron amigos de él a buscarlo, amigos de viaje que no lo habían cruzado”, explicó la madre de Fabián a 24CON desde su casa de Ituzaingó.

“Este verano fuimos a Capilla del Monte, donde algunos artesanos dicen haberlo visto, pero la mayoría se confunde, son todos parecidos por la barba, la ropa”, apuntó Ester quien con otra de sus hijas, Brenda, se encomendó la tarea de encontrarlo. “También fuimos a San Luis, fue una salida de apuro, nos llamaron y fuimos porque nos habían dicho que lo vieron por ahí pero nosotros no lo encontramos”.

Las hipótesis de Ester y su familia son muchas. Las más benévolas hablan de un viaje postergado desde la adolescencia a Ecuador, atravesando Bolivia y Perú. Aunque sin ningún indicio de su paradero podría ni siquiera haber salido de la Provincia de Buenos Aires. “Los amigos querían ir a Ecuador, tenia todos los papeles, pero no sabemos si realmente salió. Él estaba acostumbrado a viajar y es grande, se fue con 28 años, andará viajando, no creo que le pase nada. Por ahí tomó la determinación de no venir más”, cuenta la madre, extrañada y esperanzada.

La desesperación de la familia los llevó a empapelar cada feria artesanal de Córdoba con la imagen de Fabián y dejar sus datos y teléfonos a cuanto artesano encontraron. Sin embargo, no radicaron denuncia policial alguna ni se contactaron con autoridades gubernamentales para solicitar ayuda.

 

“Primero porque sus abuelos estaban mal de salud y no queríamos que supieran que lo buscábamos. Si salía su cara en la televisión o en el diario se morían. Ahora sus abuelos ya no están, pero esperamos a que su hija creciera para que no se asustara, pero siempre preguntó por él”, finalizó la madre del artesano, quién no se aleja del teléfono en espera del llamado de Fabián.

Brenda, la hermana del desaparecido, creó un grupo de Facebook para que cualquier persona que tenga un dato de él pueda comunicarse o directamente escribir en ese sitio en qué lugar se lo vio. Hasta el momento, los datos fueron efímeros y contradictorios. Desde San Luís, Córdoba, Jujuy y Salta, lugareños dijeron haberlo visto. Pero nada. A 8 años de su desaparición la familia lo sigue buscando.

 

FUENTE: http://www.24con.com/conurbano/nota/35727-Su-familia-lo-busca-desde-hace-8-a%C3%B1os-pero-nunca-apareci%C3%B3/

 

1-10-2014

 

Hallazgo

Sin suerte la familia lo buscó doce años, alguien lo vio en Colombia y contactó a la Red Solidaria

Fabián Levitt se fue de viaje en 2002 al norte del país y nunca regresó; su familia ya logró contactarse con él

Doce años y ni una sola pista, ni una huella, ni un rastro. En 2002, Fabián Levitt -artesano y padre de Ámbar, que por entonces tenía apenas tres años- decidió salir de viaje hacia el norte del país; quería vender sus trabajos en distintas ferias y hacer nuevos contactos. No era la primera vez que emprendía esta aventura, y sus padres, en Ituzaingó, lo despidieron como tantas otras veces: “Hasta pronto”.

Pero Fabián no regresaba, no se comunicaba, no daba señales de vida. “Andará viajando”, le decía Brenda -la hermana de Fabián- a su mamá para tranquilizarla. Pero Fabián no volvía, y toda su familia comenzó una búsqueda silenciosa. Brenda empapeló las calles y creó una cuenta de Facebook con el nombre de él para que la gente pudiera aportar datos. Pero nada tuvo éxito. Alguna pista perdida, informaciones contradictorias. Hace aproximadamente dos años, Brenda se juega una última carta, y decide subir una foto de Adrián al sitiowww.personasperdidas.org.ar, de la Red Solidaria. El 4 de julio pasado, Ámbar, ya con 15 años, escribió en la cuenta de Facebook de su padre: ¡Feliz cumple, papito! Te extraño un montón, tengo ganas de verte. Espero que sepas que te quiero y que te espero, que la pases lindo en tu día y ojalá que te acuerdes de mí”.

Fabián cumplía 40 años, y apenas dos meses después de esa fecha, un mail desde Colombia llegó a la casilla de la Red Solidaria. Un tal Fabián Vargas, colombiano y oriundo de Medellín, decía haber visto a Fabián Levitt en su ciudad; contaba que desde hace dos años está en la calle, haciendo trabajos como artesano y otras changas, y reveló que luego de una charla con su homónimo argentino decidió poner su nombre en Internet.

Fue el buscador Google el que lo llevó directo al link de la Red Solidaria, y allí vio su foto. Era Fabián, más joven, pero era él. De eso no tenía dudas. “En estos veinte años de historia es la primera vez que sucede algo así. Desde Colombia alguien se conecta en Internet, pone el nombre de una persona en Google y termina en nuestra página web, que le muestra la foto de la persona que él busca. Es increíble, estamos muy emocionados, porque a partir de aquí se abre un nuevo capítulo -comentó a la nacion Juan Carr, creador e impulsor de la Red Solidaria-. En 1998, cuando llegamos al chico número 33 que se había perdido, decidimos fundar Missing Children Argentina. En 2005, cuando se pierde Florencia Penacchi, en Neuquén, creamos personasperdidas.org.ar; y en este momento son unos 380 los jóvenes y adultos perdidos. Encontramos a Fabián en Colombia, y aquí nace una nueva etapa.”

Desde Córdoba, feliz y emocionada, Brenda cuenta a la nacion que aún no pudo reencontrarse personalmente con su hermano. Pero sí pudo hablar vía Skype con él, una comunicación propiciada por Fabián Vargas en un bar colombiano. “Mi hermano está en situación de calle. Todavía no sabemos la historia completa, pero sí nos contó que tuvo un episodio de violencia en Colombia, donde le robaron, lo golpearon y lo dejaron sin documentos. Fue una charla emotiva y rara al mismo tiempo. La última vez que lo vi yo tenía 15 años, ahora tengo 27. Y mi sobrinita Ámbar, que tenía 3, ahora tiene 15. Todo es muy fuerte, y la semana pasada recién pudimos contarle a Ámbar que su papá estaba vivo, que lo habíamos encontrado. Ámbar siempre supo la verdad, y nunca perdía las esperanzas de encontrar a su papá. Ahora está con asistencia psicológica porque la noticia fue muy fuerte. Ámbar está feliz, pero shockeada.”

Un nuevo capítulo

Para los Levitt comienza un nuevo episodio en la historia familiar, y para la Red Solidaria, también. Juan Carr está convencido de que a partir de este hecho se inicia un nuevo camino para transitar. Cruzar las fronteras, avanzar en otras direcciones. “Fabián apareció en Colombia después de doce años de búsqueda, y fueron la solidaridad de un ciudadano colombiano y las posibilidades de la tecnología las que conectaron a Fabián nuevamente con su familia. Cuando arrancamos con el proyecto de la Red, hace veinte años, sabíamos que las computadoras serían importantes en nuestro trabajo, pero jamás imaginamos esto.”

Desde Colombia, Fabián Vargas respondió la llamada de la nacion, y cuenta con entusiasmo su papel en la historia. “A Fabián lo vi por primera vez en un semáforo, un artista callejero que me llamó la atención. Y luego lo crucé por años y años, hasta que un día lo encontré mal, decaído. El pelo largo y la ropa sucia, y me preocupé -recuerda el colombiano-. Pasaron unos meses y lo reencontré, se lo veía mejor. Y me alegré por eso, y quise invitarlo a tomar un café, saber más de su vida. Fue esa tarde cuando me contó algo de su historia, y me conmovió. Encontré su foto en una página de personas perdidas y sentí el impulso de escribir un mail. No sabía bien cuál era su situación, pero como padre e hijo que yo también soy tenía un compromiso. Ayer lo vi, y ya puedo imaginarlo cuando se reencuentre con su familia.”

Una búsqueda larga y exitosa

Profesión: artesano

Edad: 40 años

Origen: argentino

Fabián Levitt desapareció en 2002 y nunca hubo rastros de su posible paradero. Hace pocas semanas, un ciudadano colombiano escribió a www.personasperdidas.org.ar y aportó datos. La Red Solidaria hoy estudia junto con la Cancillería las posibilidades de una repatriación asistida.

 

FUENTE: http://www.lanacion.com.ar/1731750-sin-suerte-la-familia-lo-busco-doce-anos-alguien-lo-vio-en-colombia-y-contacto-a-la-red-solidaria

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: