El Mundo Al Borde de la Tercera Guerra Mundial – Por Pablo Salum

En el día de ayer nuevamente las organizaciones coercitivas “sectas” terroristas fueron primera plana en todos los diarios del mundo, esta vez por el atentado realizado en Francia a la revista “Charlie Hedbo”.

Es muy preocupante que a nivel mundial muy pocos países reconozcan que las organizaciones coercitivas atentan gravemente contra los derechos humanos, derechos del niño y salud pública.
Principalmente debo decir que los pocos países que tienen algún tipo de legislación sobre la problemática es incompleta, por lo tanto poco eficaz. Se utilizan términos equivocados y no hay capacitación de profesionales de ningún tipo.

Países como China y Paquistán tienen establecida la pena capital para los miembros de organizaciones coercitivas de tipo terroristas, sin embargo en ningún país se adopto un término adecuado como lo hemos hecho aquí, hablando de “grupos de dependencia” done la problemática comienza por salud y abarca derechos humanos, derechos del niño y educación.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Estas organizaciones se aprovechan de gente vulnerable o que se encuentra bajo un estado de ignorancia por lo tanto la prioridad tiene que ser concientizar y prevenir para evitar la captación, sometimiento y como último recurso las condenas.
Las organizaciones coercitivas acumulan mucho poder y dinero, generado a través del sometimiento de sus adeptos que son esclavizados, explotados laboralmente y sexualmente, muchas veces despojados de todos sus bienes, apartados de todo lo que aman y conocen.
Con ese mismo poder se infiltran dentro de las estructuras de los gobiernos, generando así una asociación ilícita para vulnerar los derechos humanos, derechos del niño, estafar masivamente y dañar la salud psíquica y física de millones de personas.
De esta forma grandes potencias mundiales como los Estados Unidos de Norteamérica se transformación en los principales promotores e impulsores de estas organizaciones coercitivas. No solo generan grandes divisas, sino como dije anteriormente infiltración en el poder político de otras naciones.
Esta posición llevo a los Estados Unidos a enfrentarse con Francia por la ley About Picard “Ley de sectas” y con China por sus acciones contra dichas organizaciones.

En la Actualidad están sucediendo hechos preocupantes, donde de manera sospechosa no se aclara que estas organizaciones coercitivas “sectas” terroristas no tienen nada que ver con los 1.200 Millones de Musulmanes que profesan el Islam, generando mucho odio e intolerancia.

Hay muchas organizaciones coercitivas que utilizan a las religiones tradicionales como fachada para captar y someter a sus miembros bajo una doctrina deformada intencionalmente para conseguir un objetivo.
En los últimos tiempos hay numerosos informes donde se habla de cómo estas organizaciones coercitivas terroristas están captando a jóvenes occidentales para luego utilizarlos en contra de sus propias naciones, sin embargo vuelvo a repetir, las autoridades no toman medidas.

Finalizo este artículo dos preguntas que pueden ayudar a reflexionar….
¿Sera que las grandes potencias aliadas estratégicamente, están promoviendo este odio, para generar una tercera guerra mundial?
¿Porque no se toman medidas para evitar la captación de jóvenes por estas organizaciones coercitivas “sectas” terroristas?

 

Pablo G. Salum

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: